Últimas Noticias
María Neira

Llamamiento de la OMS a favor de una intervención

Llamamiento de la OMS a favor de una intervención urgente para proteger la salud frente al cambio climático

Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública, Determinantes Medioambientales, y Sociales de la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

 

Ya no hay duda de que el cambio climático es real y de que la acción humana es responsable del mismo. Tampoco hay duda de que los efectos perjudiciales a la salud del cambio climático se están sintiendo ya pero continuarán y se acentuarán en el futuro en todas las regiones del mundo. Si el mundo continúa en esta trayectoria, en poco más de 80 años se espera que la temperatura media de la superficie aumente 4° Celsius. Mientras la temperatura  de la tierra aumenta, se esperan más olas de calor como las que azotaron Pakistán e India este verano, y que causaron más de 5.000 muertes y miles de casos de enfermedades relacionadas con el calor.

 

María Neira
María Neira, directora de Salud Pública OMS

Huracanes, ciclones, riadas y episodios de fuegos incontrolados se harán más y más frecuentes, poniendo la vida humana y sus fuentes de sustento en peligro. La malnutrición aumentará ya que un mayor número de episodios de sequía y también inundaciones, impactarán en las cosechas. Cambios en los patrones meteorológicos resultarán en cambios en los modos de transmisión de enfermedades infecciosas, resultando, entre otras, en un mayor número de brotes de malaria, dengue y cólera.

Pero mirar solo a los impactos negativos del cambio climático no basta para transformar el futuro.

En salud pública nos preocupamos de la prevención, y para ellos nos esforzamos en entender y atajar los problemas desde la raíz de un modo integral. Atacando las causas del cambio climático tenemos la oportunidad de general importantes  beneficios para la salud.

Examinemos la energía y las opciones de fuentes energéticas actuales. Las mismas fuentes de energía ineficientes y contaminantes,  tales como el carbón, que son responsables del cambio climático están devastando la salud humana: aproximadamente siete millones de personas mueren cada año debido a enfermedades respiratorias, enfermedades cardiovasculares, y cáncer, todas ellas atribuibles a la contaminación del aire.

El cambio climático representa la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI y es por ello que se hace imprescindible actuar ya, tanto a nivel profesional como a nivel personal.

Los profesionales de la salud tienen el deber de velar por la salud de las generaciones presentes y futuras. Están en primera línea en la lucha para proteger a la población de todos los efectos del cambio climático mencionados anteriormente.

2015 es el año en que los países tratarán de llegar a un acuerdo global para hacer frente al cambio climático en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en París en diciembre. Ese podría ser el acuerdo más importante del siglo en materia de salud pública, pues no solo ofrecerá la oportunidad de frenar el cambio climático y sus consecuencias, sino que permitirá promover medidas capaces de producir importantes beneficios para la salud de forma inmediata, reduciendo el costo que los sistemas sanitarios y la sociedad han de sufragar.

Es por ello que la OMS apela a la comunidad sanitaria internacional para que sume su voz al llamamiento en favor de un acuerdo sólido y eficaz en materia climática que permitirá salvar la vida de muchas personas ahora y en el futuro.

Pedimos un acuerdo sobre el cambio climático que promueva:

•    La adopción de medidas enérgicas y eficaces que permitan limitar el cambio climático y evitar riesgos inaceptables para la salud mundial.
•    El incremento de la financiación destinada a la adaptación al cambio climático, que incluya la adopción de medidas de salud pública encaminadas a reducir los riesgos derivados de los fenómenos meteorológicos extremos, las enfermedades infecciosas, la menor disponibilidad de agua y la inseguridad alimentaria.
•    La adopción de medidas que frenen el cambio climático y mejoren la salud, por ejemplo, reduciendo el número de muertes por cáncer y enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación atmosférica (que en la actualidad superan los siete millones de personas al año).

Nos comprometemos a dar ejemplo del modo siguiente:

•    Concienciando a los profesionales sanitarios y a la población en su conjunto acerca de los efectos del cambio climático en la salud y respecto de los beneficios que pueden tener para esta los sistemas de baja emisión de carbono;
•    Contribuyendo a la elaboración y aplicación de medidas que limiten el cambio climático y protejan nuestros países, lugares de trabajo y comunidades;
•    Esforzándonos para reducir al mínimo el impacto medioambiental de nuestros sistemas de salud, mejorando, al mismo tiempo, los servicios sanitarios.

Si actuamos juntos podemos convertir la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI en la mayor oportunidad para proteger la salud de las generaciones futuras.

Firma el llamamiento y compártelo entre tus redes de profesionales y amigos de la salud pública

Volver a Público

{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *