Pandemia: la OMS pide garantizar la seguridad y la salud de los migrantes y desplazados

La cobertura universal de salud debe incluir a todos los migrantes y desplazados, independientemente de su situación legal

Héctor Alonso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) han pedido a los países que tomen las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de las personas migrantes y desplazadas, especialmente en lo que respecta a la COVID-19. «La cobertura universal de salud debe incluir a todos los migrantes y desplazados, independientemente de su situación legal».

Según los datos de ambas organizaciones, ambas dependientes de la ONU, hay 18 millones de desplazados internos en la región del Mediterráneo Oriental, dos millones más que el pasado año. Este aumento se debe, principalmente, al recrudecimiento de las guerras en Afganistán y Yemen. También hay 46 millones de migrantes laborales en la región.

Muchos de estos migrantes y desplazados viven en condiciones de hacinamiento, en las que no es posible mantener distanciamiento. El acceso a agua potable o saneamiento es también un lujo para muchos, y en estas condiciones la extensión de la COVID-19 es inevitable.

El cierre de fronteras también está afectando a los migrantes: muchos no pueden moverse o regresar a sus hogares, y no tienen medios de subsistencia. Esta situación está creando un ambiente propicio para los abusos y la explotación. La explotación y el abuso sexual son elevados entre las trabajadoras temporales, que no tienen además, acceso a servicios de apoyo para la violencia de género.

Una de las dificultades para la OMS, la OIM y otras organizaciones, es la carencia de datos fiables sobre la extensión de la pandemia entre estas poblaciones, lo que impide articular respuestas adecuadas.

Ambas organizaciones piden que se proporcione a los migrantes cobertura sanitaria y que tengan acceso a las pruebas diagnósticas, sin temor a repercusiones legales sea cual sea su situación en el país.

Para evitar una mayor propagación de la enfermedad, todos los migrantes que regresen deben hacerse la prueba antes de su partida y, si dan positivo, deben recibir tratamiento antes de volver a su país de origen.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito