Últimas Noticias

Haití: las lluvias traen de nuevo el cólera a Puerto Príncipe y Leogane

Haití: las lluvias traen de nuevo el cólera a Puerto Príncipe y Leogane

Con la temporada de lluvias en pleno apogeo, los casos de cólera están aumentando en Haití. Los centros de tratamiento de Médicos Sin Fronteras en Puerto Príncipe y Leogane han triplicado el número de enfermos de cólera en un mes. Un total de 135 personas han sido atendidas en el centro de MSF de  Martissant entre el 16 y 23 de abril y casi 400 más fueron a otros centros de la organización en Puerto Príncipe y Leogane.

MSF tuvo que volver a abrir un centro en Carrefour, en la parte sur de la ciudad capital, para hacer frente a la nueva afluencia de pacientes y para evitar que los centros de Martissant, Delmas y Drouillard quedaran sobrepasados.

MSF cuenta actualmente con más de 200 camas en Puerto Príncipe y más de 45 en Léogâne dedicados a los enfermos de cólera y está dispuesto a abrir más sitios según vaya transcurriendo la epidemia.

«El cólera es fácil de tratar, pero los centros especializados de tratamiento debe ser accesibles y los pacientes deben ser llevados allí tan pronto como sea posible una vez que aparecen los síntomas,» dice el Dr. Sophie Duterne, coordinador médico de MSF en Haití. «Si se deja sin tratamiento, esta enfermedad puede matar a las pocas horas. El tratamiento consiste en la rehidratación oral o intravenosa sencilla, con antibióticos para los casos más graves. Sin embargo, adoptar precauciones adicionales de higiene y desinfectar el agua potable, sigue siendo la mejor protección”, dijo. Desde los primeros casos fueron identificados en octubre de 2010, más de 500.000 haitianos han contraído el cólera.

La falta de acceso al agua potable limpia y un número insuficiente de letrinas proporcionan un terreno fértil para el cólera. La llegada de la temporada de lluvias fomenta la propagación de la enfermedad por las inundaciones que afectan a las fuentes de agua potable y a las redes de saneamiento.

Muchos haitianos viven en barrios con las letrinas saturadas y con fuentes contaminadas. Por ello, las organizaciones humanitarias insisten ante las autoridades sanitarias en la necesidad de que se distribuya agua potable, jabón, y en que se mantengan las letrinas para que los habitantes puedan mantener una higiene adecuada y evitar la propagación del cólera.

Desde que comenzó la epidemia en octubre de 2010, el cólera ha matado a más de 7.000 personas (de un total de aproximadamente 500.000 casos registrados, un número que representa aproximadamente el 5 por ciento de la población). Tan pronto como los primeros casos fueron confirmados, MSF puso en marcha un esfuerzo sin precedentes en todo el país, el tratamiento de más del 30 por ciento del número total de pacientes por su propia cuenta.

{jcomments on}

Imprimir

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito