El desastre provocado por el ciclón en Vanuatu complica las tareas de respuesta

0
Viviendas arrasadas en Vanuatu por el ciclón

El desastre provocado por el ciclón en Vanuatu complica las tareas de respuesta

La escala del ciclón desastre de Vanuatu es sólo comparable a la complejidad de la respuesta humanitaria necesaria, según el gobierno del pequeño país y de las organizaciones internacionales, como UNICEF. Para hacerse una idea de la escala necesaria para responder a la destrucción provocada por el ciclón, baste saber que hay emergencias simultáneas en 65 islas sin telecomunicaciones y sólo accesibles por barco y helicóptero, en un archipiélago que se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.
Viviendas arrasadas en Vanuatu por el ciclón
Viviendas arrasadas por el ciclón en Vanuatu

El presidente del país, Baldwin Lonsdale aseguró que la tormenta había arrasado absolutamente todo y que el país necesitaría ser reconstruido “por completo”. La mitad de la población -132.000 personas- se ha visto afectadas por el ciclón Pam, incluyendo 60.000 niños, según UNICEF. Las evaluaciones iniciales indican que el 90 por ciento de las casas han sufrido daños en la capital, Port Vila. La destrucción en la isla de Tanna es aún peor, según la organización Care Australia, que está en la zona.  

Más de 3.300 personas se han refugiado en 37 centros de evacuación en las islas de Torba y Penama, y la isla principal de Efate. Sin embargo, la Oficina de Gestión de Desastres Nacional necesitará ayuda si las personas siguen desplazadas durante un período prolongado.

La respuesta humanitaria es de tal escala que casi se tendrá que hacer un “triage” para clasificar las urgencias según su grado de gravedad. Hasta ahora aviones militares de Australia, Nueva Zelanda y Francia han sobrevolado la zona y los vuelos comerciales se han reanudado en la capital, a pesar de los daños sufridos en el aeropuerto.

Se necesitan expertos en logística, aviones de reconocimiento, helicópteros, pilotos, combustible… También se necesita transporte marítimo para transportar alimentos, agua y materiales de construcción, según enumeró la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). El principal hospital de Port Vila está muy dañado, los pacientes han sido trasladados a una parte nueva del edificio, «pero hay una necesidad urgente de suministros médicos» y el depósito de cadáveres ha quedado inutilizable.

Hasta el momento se han confirmado veinticuatro muertes, pero se espera que la cifra aumente a medida que los equipos de evaluación lleguen a las islas más remotas.

El abastecimiento de agua potable para la población es una prioridad. Existe el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, especialmente peligrosas para las mujeres embarazadas y los niños pequeños, y la comida también es probable que sea un problema en los próximos días, ya que los árboles frutales han quedado arrasados, los  cultivos inundados, y las granjas con animales destruidas por los vientos de hasta 270 kilómetros por hora, en un país en el que el ochenta por ciento de la población se dedica a la agricultura de subsistencia.

Se prevé que la ayuda alimentaria de emergencia podría ser necesaria para un máximo de un mes. Además, el apoyo y los suministros deberían prolongarse durante más tiempo.

Mapa de la zona arrasada por el paso del ciclón

{jcomments on}

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí