Últimas Noticias

Crisis en el Sahel: UNICEF proporciona en Mauritania asistencia a los refugiados de Mali

Crisis en el Sahel: UNICEF proporciona en Mauritania asistencia a los refugiados de Mali

Por Ahmed Ould Sid’Ahmed Aida y Brahim Ould Isselmou
Para Nanni Oueled Faghi y su nieto de 3 años de edad, Hibibi, el viaje desde su hogar en Léré, Malí, a la ciudad fronteriza de Fassala, Mauritania, ha sido largo y peligroso. Cuando llegaron a Mauritania, el niño sufría diarrea y desnutrición severa.

Su familia es una de las muchas desplazadas por los recientes combates en el norte de Malí, que han obligado a comunidades enteras a huir. Esta crisis de refugiados se solapa con la crisis nutricional que se está desarrollando en toda la región africana del Sahel, incluida gran parte del sur de Mauritania, la zona donde se están concentrando los refugiados procedentes de Malí.

Las crisis han provocado un flujo bidireccional de personas entre Malí y Mauritania: los malienses escapando del conflicto armado y los pastores mauritanos que se dirigen a Mali con la esperanza de encontrar pastos para sus rebaños debilitados.

En esta complicada situación, muchas familias sufren grandes penalidades para sobrevivir. Por ejemplo, hasta que no llegaron a Fassala, donde el gobierno de Mauritania y Naciones Unidas ha establecido un campamento temporal para los malienses, la familia de Nanni Ouled Faghi, no pudieron recibir ayuda para la diarrea y la tos del pequeño. Tuvieron que escapar de su pueblo cuando éste fue atacado, y lograron subirse a un camión que les llevó finalmente a Fassala.

La Agencia de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), UNICEF y otras organizaciones, respondieron rápidamente para proporcionar intervenciones que salvan vidas, incluidos los servicios de agua, higiene y nutrición. Hibibi ha recibido alimentos terapéuticos y cuidados médicos. Su abuela sufría anemia y una situación de fuerte estrés.

Afluencia de refugiados

Durante semanas, miles de refugiados han cruzado la frontera, y se están alojando en el campamento de M´bera, después de pasar, muchos, por el campamento provisional de Fassala.
UNICEF brinda una respuesta global e integrada que incluye agua, saneamiento e higiene (WASH), salud, y nutrición. Sin embargo, el transporte de suministros críticos a los campos de la capital, Nouakchott, dura tres días, porque hay que atravesar 1.500 kilómetros de desierto, a menudo sin carreteras.
Mauritania ha tenido que dividir sus recursos para hacer frente a esta crisis doble: por una parte atender a los refugiados que llegan de Mali: por otra parte, para atender a su propia población, duramente golpeada por la sequía y la inseguridad alimentaria.   

Dos crisis, una solución

UNICEF y sus aliados están trabajando para asegurar una respuesta coordinada a las emergencias con los objetivos de evitar un mayor deterioro de la situación actual y, además, reforzar las comunidades para hacer frente a futuras crisis. Para poder lograr estos objetivos, se necesitan más recursos, que permitirán proporcionar ayuda a miles de niños en los campamentos y comunidades de acogida.

Traducido por ActualidadHumanitaria.com
{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito