Tormenta de arena en el campo de refugiados de Dadaab, en Kenia

Cuerno de Africa articulo guardian

El hambre en el Cuerno de África
Por Xan Rice, The Guardian
8 de agosto de 2011
– Kenia no es un país exuberante. Las lluvias caen regularmente y muy a menudo en Mombasa, Nairobi y Kisumu, las tres ciudades principales y las más conocidas por los turistas. Pero el 80% del país está formado por tierras semiáridas o áridas. En estas partes de Kenia, la vida es dura.

Tormenta de arena en el campo de refugiados de Dadaab, en Kenia
Tormenta de arena en el campo de Dadaab, Kenia
Foto: Thomas Mukoya/Reuters

 

Pocos lugares son menos hospitalarios de Dadaab, una ciudad pequeña, en el noroeste del país. El sol es muy fuerte, y vientos son un látigo para la fina arena bajo los pies. La vegetación se compone principalmente de árboles espinosos. La ciudad comenzó a crecer en los años 90, cuando Somalia se sumió en el caos y los refugiados fueron llegando desde la frontera, a unos 50 kilómetros al norte. Un asentamiento de refugiados diseñado para 90.000 personas pasó de 100.000 a 300.000 personas en poco tiempo. A finales del pasado año el campamento de Dadaab, cerca de Kimuso, se convertía en la tercera mayor “ciudad” del país. Entonces, el flujo constante de refugiados que cruzan la frontera se convirtió en un río, y luego en una inundación. Desde julio de este año, más de 1.500 somalíes llegan a los tres campamentos de Dadaab al día, sumando un total de 400.000 personas.

Antes, la gente escapaba de la guerra. Ahora del hambre. Una sequía salvaje se apoderó de grandes extensiones de la región del Cuerno de África este año, como lo ha hecho prácticamente cada dos años durante la última década. Las zonas secas de Etiopía y Kenia es donde más está notándose la sequía, además del sur de Somalia. Tan sólo en Somalia un montón de personas ha tenido que desplazarse. Y a diferencia de los países vecinos, donde los nómadas fueron los más afectados, muchos de los que huyen de Somalia son los agricultores de la región cerealera, que había disfrutado de una excelente cosecha del año pasado y para quienes el desértico paisaje de Dadaab es extraño.

Los refugiados que llegaron a Dadaab huyeron para sobrevivir, pero la situación de los que se han quedado es aún peor.

«La gente estaba muriendo», dice Hawa Ore, una joven madre que acababa de llegar a Dadaab después de una caminata de 20 días. Ese mismo día, 20 de julio, la ONU anunció que decenas de miles de personas en Somalia ya habían muerto por causas relacionadas con el hambre. Condiciones de hambre ya existía en dos regiones del país, y que era probable que pronto se extendería a todo el sur de Somalia. La declaración causado alarma e indignación.

«¿Cómo podemos tener personas que mueren como moscas de hambre en 2011?», dijo Luca Alinovi, un economista que vivió en Somalia en los años 80 y ahora dirige la oficina en el país del Programa Mundial de Alimentos de la ONU y la FAO, con sede en Nairobi. «Es inaceptable. Es medieval.»

Eso puede ser cierto, pero el hambre siempre ha acechado el Cuerno de África. La crisis más conocida tuvo lugar en Etiopía en 1984-85, cuando cientos de miles de vidas se perdieron a causa del hambre. Entonces, como ahora, el país se vio afectado por una grave sequía, agravada por una desastrosa política agrícola y por la guerra civil. En esos días murieron miles de personas en el vecino Sudán, que también estaba bajo una dictadura que se negó a reconocer la magnitud de la crisis alimentaria. Como lo hace en esta ocasión. Parece que se cumple la famosa teoría del economista indio Amartya Sen: las hambrunas no ocurren en una democracia.

La respuesta internacional a la hambruna de Etiopía fue extraordinaria, sobre todo en el Reino Unido, y los esfuerzos de recaudación de fondos generado por el Live Aid supusieron decenas de millones de libras que ayudaron a salvar incontables vidas. La magnitud de la catástrofe también llevó a esfuerzos para asegurar que nunca volvería a repetirse. Uno de esos esfuerzos fue la creación de un sistema de alerta temprana de hambrunas creado por EE.UU para ayudar a anticipar las crisis alimentarias, permitiendo a los gobiernos y los políticos responder a tiempo.

Sólo unos pocos años más tarde, sin embargo, decenas de miles de personas estaban muriendo de hambre en Somalia. Una vez más, la sequía fue el desencadenante, pero el factor más importante es la guerra civil. Mohamed Siad Barre fue derrocado en 1991, y los grupos rebeldes luchaban por el poder. El sistema de la agricultura ha sido destruido por la guerra y buena parte de los alimentos enviados por la ayuda internacional, han sido robados. Mientras tanto, en la frontera con Kenia, país gobernado hasta 2002, Daniel Arap Moi, un gobierno estable, pero autoritario, corrupto y negligente, la gente también moría de hambre. Una de las zonas más afectadas era Wajir, donde trabajaba Mohamed Elmi, un funcionario del Ministerio de Salud en esa época. En esa zona había pueblos donde morían 15 niños al día. Sin embargo, el gobierno no dejaba informar de ello. Elmi se unió al equipo de emergencias de Oxfam y posteriormente fue nombrado ministro. En los años siguientes, se respondió correctamente a la sequía y el sistema de alerta rápida dio sus frutos.

Etiopía también había visto mejoras importantes desde los años 80. El primer ministro Meles Zenawi, quien asumió el poder en 1991, puede tener sus propias ideas sobre la democracia, pero su gobierno ha puesto en práctica políticas y estructuras que garantizan que la hambruna no se repitan. En Somalia, ninguno de los distintos gobiernos que se formaron fue capaz de implantar su autoridad en el país. Pero durante los primeros años de este siglo, la productividad agrícola por hectárea en toda la región del Cuerno iba en aumento, al igual que las capacidades de las organizaciones humanitarias encargadas de responder a las emergencias alimentarias.

Las graves sequías que golpeaban el Cuerno de África o menos cada década son ahora mucho más frecuentes, y desde el año 2000 se han producido casi cada año, lo que afecta gravemente la seguridad alimentaria y está forzando a las agencias de ayuda internacional a poner en marcha un ciclo aparentemente interminable de llamamientos de emergencia. No se puede negar que el régimen de lluvias está cambiando. En Kenia, por ejemplo, el área del país que recibe entre 500 mm y 600 mm de lluvia al año, la cantidad considerada suficiente para la producción sostenible, se está reduciendo.

«No podemos decir con certeza que se deba al calentamiento global, o parte de un ciclo histórico, pero definitivamente se está produciendo un cambio”, dice Daniele de Bernardi, coordinador de seguridad alimentaria de la ONU y el grupo de nutrición de trabajo en Nairobi.

Las áreas más vulnerables son las más remotas, donde la población es muy dependientes de la poca lluvia que cae. En Kenia es el árido Norte, un lugar donde los pastores nómadas llevan viviendo siglos. En las últimas décadas, la degradación ambiental y el crecimiento de población han aumentado la competencia por recursos escasos. Al mismo tiempo, el gobierno de Kenia ha descuidado las regiones de pastoreo en lo que respecta al desarrollo, al igual que Etiopía, en áreas como la región de Ogaden, donde hay una insurgencia. En el norte de Kenia, la tasa de escolarización y los niveles de la educación siguen siendo escandalosamente bajos, y la industria ganadera, que podría ser de mucho más valor a la economía de lo que ya es, recibe poco apoyo, a diferencia de la agricultura: los productores de café, piretro o sisal, sí reciben apoyo del gobierno.

Esto deja a la gente en las tierras secas especialmente vulnerables cuando no llueve y aumenta el precios de los alimentos como lo han hecho dramáticamente en los últimos 12 meses, incluyendo el alto costo del combustible. El resultado es que 3,5 millones de kenianos necesitan ayuda alimentaria.

Elmi acepta que el gobierno reaccionó a la crisis demasiado tarde. Pero eso es un cargo que ha sido dirigida contra los demás también. La hambruna de los sistemas de alerta temprana de la red, que controla muchos factores, incluyendo el clima y precios de los alimentos en los mercados locales, es capaz de avisar de los problemas mucho antes de que ocurran. De hecho, las advertencias sobre la inminente crisis alimentaria fueron enviadas a los gobiernos y las agencias de ayuda en octubre del año pasado. Sin embargo, poco se hizo hasta que la crisis estalló después que las lluvias de abril no fueron suficientes, poniendo de relieve un gran fallo en la respuesta humanitaria.

«Hay un desfase entre la observación científica y la toma de decisiones», dice Kent. «La gente sabía que el año pasado que las cosas no se veían bien, pero la interpretación de estas advertencias no se convierte en parte de una política coherente. Tenemos que ser más anticipativos, para evitar las respuestas urgentes”.

Pero, ¿qué podría haber evitado la hambruna en Somalia? Lo primero es entender por qué la situación se puso tan mal. Ciertamente, no era sólo debido a la sequía, pues aunque las precipitaciones en algunas zonas fue la más baja desde hace 60 años, la situación fue similar en Kenia y Etiopía. Y algunas de las zonas más afectadas en el sur de Somalia son las zonas agrícolas en lugar de las tierras áridas, incluida la hambruna que golpeó la región del Bajo Shabelle, un lugar que Alinovi recuerda como «un lugar realmente precioso, con un suelo rico», y donde el banano es una fuente de recursos importante.

Sin un gobierno capaz de imponer su autoridad desde hace 20 años, la infraestructura del país se ha deteriorado, y la ayuda al desarrollo ha sido mínima en comparación con la de otros países. Los “señores de la guerra” dominaron hasta hace unos años, cuando un movimiento islámico de base amplia tomó el control de Mogadiscio y extendió rápidamente su influencia. Etiopía, respaldado por los EE.UU, invadió el país para derrocar a los islamistas, acusados de vínculos con terroristas. De los restos de esta operación surgió la milicia extremista al-Shabaab, que ahora controla la mayor parte del sur de Somalia. El grupo, que no es homogéneo, tiene vínculos con al-Qaida y se opone a las influencias occidentales.

En 2009 comenzó a expulsar a las agencias de ayuda de su territorio, incluido el Programa Mundial de Alimentos, y las organizaciones que se quedaron fueron incapaces de utilizar personal extranjero debido a los riesgos de seguridad. Además, debido a los vínculos con Al-Qaeda, EE.UU redujo significativamente su ayuda por temor a que parte de los fondos acabara en manos de los grupos relacionados con los terroristas.

El año pasado, debido a que la temporada de lluvias fue muy buena y se produjo una buena cosecha, no se notaron demasiado los efectos de la falta de ayuda humanitaria. Sin embargo, los efectos acumulativos de la sequía en años anteriores, más el conflicto entre los islamistas y otras milicias, ha supuesto un desastre al llegar de nuevo la sequía.

Según la FAO, muchos pequeños agricultores habían acumulado deudas y usaron las ganancias de la cosecha del año pasado para pagarlas. La gente disponía de suficiente hasta abril de este año, cuando las lluvias se suponía que debían empezar. Pero las lluvias llegaron tarde.

Mientras tanto, la escasez de sorgo y maíz que resultaron de las lluvias débiles a fines del año pasado había provocado que los precios se duplicaran o triplicaran en algunas áreas. En ausencia de un gobierno eficaz – el Gobierno Federal de Transición en Mogadiscio es débil, ineficaz y muy corruptos – Somalia se ha convertido en el libre mercado final, y las importaciones de alimentos se dispararon. Los alimentos llegaron a la región controlada por al-Shabaab, pero con un precio triplicado o cuadruplicado. Sin red de seguridad del gobierno, y con muy poca ayuda internacional, la gente empezó a pasar hambre primero, para llegar después a la inanición. Miles de personas abandonaron sus hogares cada día, en dirección a los campos de refugiados en Kenia, Etiopía o Mogadiscio, donde fuera posible conseguir algo de comida.

¿Podría haberse evitado esta hambruna? Tal vez no, dada la compleja dinámica de Somalia, pero sin duda se cometieron gran cantidad de errores. Por ejemplo, al creer que el envío de ayuda a la región controlada por los islamistas supondría un apoyo político a éstos.

«Estas son dos cosas diferentes. Tenemos que centrarnos en las necesidades de las personas. Los servicios sociales básicos, la seguridad alimentaria y empleo de los jóvenes son fundamentales en una crisis, y si no hay gobierno, le toca a la comunidad internacional hacer esto. Por el contrario, la ayuda internacional se ha reducido mucho estos años”.

Kent está de acuerdo en que se podría haber hecho más, y dice que el sector humanitario tiene que encontrar una manera de trabajar con «actores no estatales», como al-Shabaab. «Podemos negociar, puede parecer hipócrita, pero también es práctico”.

Dada la frecuencia de las crisis alimentarias en el Cuerno de África, Kent dice que debería ser el campo de pruebas para un nuevo y más centrado en enfoque de la ayuda.

Traducido por ActualidadHumanitaria
{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.