Brillante y chic, pero ¿procede tu maquillaje del trabajo forzado?

Thomson Reuters Foundation

Muchos componentes de los productos de belleza, desde el karité hasta la cera utilizada como base para el rímel, son producidos por pequeños agricultores, donde el riesgo de abuso laboral es alto

La creciente demanda mundial de productos de belleza natural podría estar alimentando la esclavitud moderna, ya que ingredientes como el cacao, la vainilla y la mica mineral están vinculados al trabajo infantil, que carece de supervisión por parte de las grandes cadenas de distribución de cosméticos.

Muchos componentes clave, desde el karité hasta la cera utilizada como base para el rímel, son producidos por pequeños agricultores donde el riesgo de abuso laboral es alto ya que los gobiernos y las empresas luchan por controlar las condiciones, según el analista de riesgos Verisk Maplecroft.

Las empresas de cosméticos se están beneficiando de una fuerte demanda de productos para el cuidado de la piel, gracias al boom experimentado por la industria del maquillaje provocado por las ganas de los jóvenes de verse bien en las redes sociales.

Los consumidores quieren maquillaje hecho con frutas, semillas y minerales, y las compañías que aumentan la cantidad de ingredientes naturales en sus cosméticos podrían estar abriendo una “caja dePandora”, según Maplecroft, con sede en Gran Bretaña.

“La cadena de suministro de cosméticos es extremadamente compleja y está poco regulada”, dijo a la Fundación Thomson Reuters Donna Westerman, directora de bienes de consumo en Maplecroft.

Un cosmético o una loción puede contener entre 50 y 100 ingredientes procedentes de varios países y el rastreo de los materiales hasta su origen es prácticamente imposible.

La obtención de la mica, un mineral que se usa para añadir brillo en el maquillaje, ha sido relacionada con el trabajo infantil y forzado en La India. A pesar de ello, sigue siendo utilizado por los fabricantes de cosméticos. En agosto de 2016, una investigación de la Fundación Thomson Reuters descubrió que varios niños en La India habían muerto en minas de mica ilegales, y sus muertes habían sido ocultadas. 

“La industria cosmética conlleva altos riesgos de esclavitud moderna y trabajo infantil”, dijo Cindy Berman, responsable de Ethical Trading Initiative (ETI), una alianza de sindicatos, compañías y organizaciones no gubernamentales que promueven los derechos de los trabajadores.

Muchas materias primas provienen de países muy pobres y afectados por conflictos, donde las leyes laborales no se aplican, y el acceso a trabajos dignos, a la educación y a los servicios públicos es extremadamente limitado para la mayoría de las personas que luchan por sobrevivir.

Desde productos alimenticios cotidianos, como el té y arroz hasta ropa y maquillaje producidos para tiendas comerciales, las principales marcas se enfrentan una creciente presión del consumidor para mejorar la seguridad y las condiciones a lo largo de sus cadenas de suministro, hacer que sean libres de esclavitud y garantizar salarios justos.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.