Últimas Noticias

Guerra oculta de Congo-Brazzaville

Un reportaje de IRIN

Las carrocerías de los vehículos quemados se oxidan bajo la lluvia y las casas se desmoronan comidas por la maleza. El pueblo de Soumouna, en la región de Pool de Congo-Brazzaville, está deshabitado y custodiado por soldados, pero hay pruebas innegables de lo que sucedió aquí hace 20 meses.

Isma Nkodia, de 25 años, dice que a las cuatro de la tarde aparecieron helicópteros del gobierno y comenzaron a disparar. El ataque, que destruyó la casa del líder rebelde, se prolongó durante más de una hora, hasta arrasar por completo la aldea. Y los ataques después se extendieron a otras aldeas de la región hasta provocar el éxodo de miles de personas. El objetivo era acabar los los “ninja”, una guerrilla que permanecía inactiva desde hace tiempo.

A pesar de la virulencia de la represión contra los pueblos donde se supone que tenían sus campamentos los ninja, el conflicto no ha despertado ningún interés por parte de la comunidad internacional, a diferencia de lo sucedido en la vecina República Democrática del Congo.

Una crisis olvidada

El conflicto se remonta a las elecciones presidenciales de marzo de 2016, ganadas por Denis Sassou Nguesso, quien ha gobernado Congo-Brazzaville durante casi cinco años desde 1979.

Su victoria, que se vio empañada por acusaciones de fraude, se produjo después de un referéndum constitucional muy controvertido el año anterior que eliminó las restricciones de edad y de mandato que le habrían impedido seguir en el gobierno después de tantos tiempo y con 74 años de edad.

En día que se anunciaron los resultados electorales, en 2016, se produjeron varios ataques en la capital, Brazzaville. Se incendiaron edificios gubernamentales, policiales y militares en los bastiones de la oposición y murieron 17 personas, incluidos tres policías.

El gobierno culpó de los ataques a un antiguo grupo de milicianos llamado Ninjas, que había luchado contra Sassou Nguesso durante las guerras civiles en los años 90 y 2000, pero que ya estaban desmovilizados.

El líder del grupo, Frédéric Bintsamou, más conocido como el pastor Ntumi, negó la responsabilidad. Pero al día siguiente, el gobierno comenzó importantes operaciones militares contra Ntumi y los restos del grupo, cuyos combatientes se habían escondido en los bosques de Pool, al oeste de Brazzaville.

Tácticas de tierra quemada

La consecuencia más visible de la crisis en Pool es la total ausencia de habitantes en una región considerada como el granero del Congo-Brazaville. La autopista de 60 kilómetros desde Brazzaville hasta Kinkala, la capital regional, apenas tiene circulación y los puestos de control del Ejército se suceden uno tras otro. Mientras las autoridades afirman haber llevado a cabo una ofensiva “dirigida” contra los Ninjas, la evidencia es que ha sido una táctica de tierra quemada.

En Soumouna, la primera aldea en ser bombardeada, en abril de 2016, testigos dijeron que helicópteros del gobierno atacaron indiscriminadamente a la población civil.

Jidele Lounguissa, de 25 años, dijo que helicópteros dispararon contra el gran complejo de Ntumi antes de “bombardear todo el pueblo”. Dijo que sabía de cinco civiles muertos durante el ataque. Él logró ponerse a salvo en la selva con su hijo recién nacido. 

Muchas personas murieron en el ataque mientras estaban en sus casas. Ardieron viviendas, automóviles y escuelas. 

Las imágenes de satélite obtenidas por IRIN confirman los relatos de los testigos.  Los datos demuestran que gran parte de Samouna, 86 edificios, fue destruida entre finales de febrero y mayo de 2016, un período que coincide con los ataques del ejército. Los datos satelitales también muestran la destrucción de viviendas en varias aldeas más.

“La gente come lo que puede encontrar en el bosque”

Varios residentes le dijeron a IRIN que las aldeas cercanas a las que se libró la peor parte del ataque aéreo fueron saqueadas más tarde por las tropas de infantería.

Augustin Loufoua, de 51 años, huyó de un pueblo llamado Vula en septiembre de 2016 cuando escuchó helicópteros que disparaban hacia el bosque varios kilómetros más adelante. Cuando regresó a la aldea unos meses después, dijo, “las casas se habían derrumbado, los ladrillos habían sido destrozados y todo lo que había en nuestras casas había sido saqueado”.

“No entiendo por qué los soldados hicieron esto”, dijo desde un campamento para personas desplazadas ubicado fuera de una iglesia en Kinkala. “Antes teníamos Ninjas, pero dejaron el pueblo hace mucho tiempo”.

En los distritos del norte de Pool, a lo largo de la línea de ferrocarril que conecta Brazzaville con el puerto de Pointe-Noire, las ciudades y pueblos han sido tomados. A muchos residentes no se les permitió abandonar el área, donde se sospecha que Ninjas se esconden desde que comenzó la crisis.

En septiembre pasado la ONG Caritas distribuyó alimentos a un pueblo llamado Madzia con un helicóptero militar. El acceso al resto de la región es imposible.

Persecución

Mientras tanto, en las aldeas del otro lado del estanque, los jóvenes han sido arrestados y acusados ​​de ser ninjas debido a su apariencia física. Los criterios para detenerles son arbitrarios: el peinado, tatuajes o simplemente porque sí.

El hijo de Thérèse Matounga, Francie Nkouka, de 24 y camionero, ha estado desaparecido desde octubre de 2016, cuando fue arrestado por soldados en la aldea de Loumou. Le detuvieron porque se refugió en una casa donde encontraron un pañuelo de color morado, el color de los ninjas. No era suyo, pero dio igual. No se sabe qué ha sido de él.

LA ONU ha documentado decenas de violaciones. La violencia contra las mujeres es parte oculta de esta crisis ignorada. 

Regreso de los ninjas

Los Ninjas surgieron de la agitación de principios de la década de 1990 cuando se produjeron las primeras elecciones multipartidistas del país después de 13 años de gobierno del Partido Laborista Congolés marxista-leninista de Sassou Nguesso. A pesar de los intentos de desmovilización, en realidad nunca se marcharon, permaneciendo en oposición sin oposición a Sassou Nguesso.

Se sabe muy poco sobre cómo están estructurados y funcionan, y cuánto control real ejerce Ntumi a nivel local. Desprovista de información, la comunidad internacional los ha denominado “elementos armados”. Para el gobierno, simplemente son “terroristas”.

Ntumi ha negado constantemente la responsabilidad del ataque electoral de 2016 en Brazzaville y muchos funcionarios diplomáticos congoleños y extranjeros le creen.

Para muchos observadores, los ninjas son simplemente una excusa para aplastar la disidencia.

Sin embargo, la represión ha provocado que la guerrilla reaparezca de nuevo, como reacción contra los ataques a civiles inocentes. 

Desde entonces, los ninjas han destruido puentes en la línea férrea entre Brazzaville y Pointe-Noire, deteniendo el comercio en la región, han matado a un número desconocido de soldados y han intensificado los ataques contra civiles en emboscadas a lo largo de las carreteras principales hacia la capital.

Desplazados y olvidados

A pesar del gran sufrimiento, durante más de un año el gobierno se negó a reconocer la existencia de la crisis, dejando a las organizaciones humanitarias aisladas e incapaces de solicitar fondos públicamente. Eso finalmente cambió en julio del año pasado cuando el gobierno firmó una carta solicitando asistencia internacional.

En esa etapa, 80.000 personas se habían visto obligadas a huir de sus hogares y 138.000 personas en un país de solo 4,5 millones necesitaban asistencia humanitaria.

En una evaluación realizada por el Programa Mundial de Alimentos, más del 15 por ciento de los niños del grupo padecían desnutrición aguda. Treinta niños al borde de la muerte fueron llevados a Brazzaville para recibir tratamiento, pero tres de ellos murieron.

Es una crisis nacional, no local

La capacidad del gobierno para ayudar a las personas en Pool también se ha visto obstaculizada por la crisis económica del país. Congo-Brazzaville es uno de los mayores productores de petróleo de la región, pero la caída de los precios del crudo mundial ha agotado las reservas de dinero del gobierno, mientras que la deuda pública ha aumentado al 110 por ciento del PIB.

El cierre de la línea ferroviaria de Brazzaville a Pointe-Noire ha empeorado aún más la situación, ya que los bienes se transportan a la capital en largos y engorrosos convoyes bajo escolta militar.

Si bien el anuncio de alto el fuego ha generado la esperanza de que la situación económica y humanitaria puede mejorar en Pool, las causas fundamentales del conflicto siguen sin resolverse.

Imágenes del conflicto tomadas por satélites

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.