Salud mental en las crisis humanitarias: una emergencia sin atender

Decenas de miles de personas afectadas por crisis humanitarias no reciben tratamientos de salud mental que son necesarios

Las personas que viven en áreas afectadas por conflictos tienen tres veces más probabilidades que la población general de sufrir afecciones como depresión, ansiedad y estrés postraumático. Sin embargo, no reciben ningún tipo de ayuda, según la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR).

«Estos problemas de salud mental, si no se tratan, crean heridas ocultas que tienen impactos negativos a largo plazo y de largo alcance para las personas y las comunidades que enfrentan emergencias humanitarias», dijo Elhadj As Sy, Secretario General de la Federación Internacional de Cruz Roja en una conferencia sobre salud mental y apoyo psicosocial en situaciones de crisis en Amsterdam.

«Apoyar la salud mental y el apoyo psicosocial de las personas puede salvar vidas en tiempos de desastres, guerra y violencia, tanto como detener una hemorragia o tener agua limpia. Las heridas ocultas no son menos peligrosas para el bienestar y la capacidad de una persona de prosperar durante una crisis», dijo el Director General del CICR, Yves Daccord.

Sin embargo, en los países de bajos y medios ingresos donde se producen la mayoría de las crisis humanitarias, los servicios de salud mental y de apoyo psicosocial prácticamente no existen o cuentan con fondos insuficientes. La media es de dos trabajadores de salud mental por cada 100.000 personas. Como resultado, dos tercios de las personas con afecciones graves de salud mental en estos países no reciben ningún tratamiento.

Esta falta de tratamiento también aumenta el estigma, la exclusión y la discriminación. Las consecuencias pueden afectar gravemente la seguridad, la dignidad y la salud de una persona y socavar aún más la capacidad de las comunidades y los estados para abordar adecuadamente la salud mental y los desafíos psicosociales.

«Invertir en salud mental y apoyo psicosocial salva vidas y debe integrarse en todas las respuestas humanitarias», dijo Elhadj As Sy de la Federación Internacional. «Sabemos que las intervenciones tempranas pueden evitar que la angustia se convierta en afecciones de salud mental más graves que pueden tener consecuencias mucho más graves y a largo plazo».

La salud mental y el apoyo psicosocial en entornos posteriores a conflictos son altamente efectivos: cada dólar invertido en el tratamiento de la depresión puede suponer un retorno de 5 dólares en una mejor salud. Los voluntarios basados ​​en la comunidad y las fuerzas laborales profesionales capacitadas son fundamentales para cerrar esta brecha de recursos.

El CICR y la Federación Internacional exigen un mayor reconocimiento de las consecuencias para la salud mental de las crisis humanitarias y una mayor inversión en el papel crítico de los actores locales para llenar las brechas existentes en la prestación de servicios de salud mental y psicosociales durante las crisis humanitarias. «La salud mental y el apoyo psicosocial deben ser una prioridad en las emergencias humanitarias y tomarse tan en serio como la salud física», dijo Yves Daccord del CICR.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.