Aumenta en más del 50 por ciento el número de personas que sufren hambre extrema

0
80
Afganistán sufre una crisis alimentaria sin precedentes
  • El país más afectado es Afganistán
  • Hasta 60 millones de niños menores de cinco años podrían estar gravemente desnutridos a comienzos de 2023

Héctor Alonso

En los últimos tres años el número de personas que se enfrentan al hambre extrema ha aumentado en un 57 por ciento, al pasar de 16,1 millones a 25,3 millones desde 2019, en los 8 países más afectados, lo que permite describir la situación como «una crisis global de hambre sin precedentes».

Estos son los datos que ha ofrecido la organización Save the Children en un informe recién publicado, y el país que ha experimentado un crecimiento mayor es Afganistán. Según dicho informe, hay zonas que están experimentado lo que se puede considerar como una hambruna.

El análisis, basado en datos de la Clasificación Integrada de la Fase de la Seguridad Alimentaria (IPC), considera que Afganistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Haití, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Yemen han tenido el mayor número de personas que se enfrentan a niveles catastróficos y de emergencia de hambre y desnutrición entre 2019 y 2022.

El IPC es la escala global para clasificar la inseguridad alimentaria y va del 1 al 5, donde IPC4 e IPC5 indican niveles de hambre de emergencia y catastróficos e incluso en algunas áreas condiciones similares a las de la hambruna.

Los niños, peor

Afganistán: El país con el mayor número de personas que sufren niveles severos de hambre es Afganistán, donde este número aumentó desde 2,5 millones de personas en 2019 a 6,6 millones en 2022. La desnutrición infantil ha sido durante mucho tiempo un problema en Afganistán y este año ha habido informes de cuidadores que recurren a mecanismos de supervivencia desesperados, y algunos incluso se ven obligados a vender a sus propios hijos.

Yemen es el segundo país en número de personas que experimentan niveles de emergencia de inseguridad alimentaria, incluida la desnutrición aguda, con un aumento de este número de 3,6 millones a 6 millones, un aumento del 66% en los últimos dos años.

Los niños son los más afectados por la crisis alimentaria de Yemen, ya que corren un mayor riesgo de desnutrición y muerte. La desnutrición aguda hace que sean más vulnerables a las enfermedades. Los niños que sobreviven a la desnutrición quedan con efectos de por vida, incluido el deterioro del crecimiento físico y el desarrollo cognitivo.

La República Democrática del Congo ocupó el tercer lugar, con 4,1 millones de personas que sufren niveles severos de hambre. seguida de Sudán y Sudán del Sur con alrededor de 2,3 millones cada uno, Somalia con 1,3 millones y República Centroafricana con alrededor de 652.000. Somalia tiene el mayor número de personas que enfrentan niveles catastróficos de hambre, o IPC5, con 214.000 que enfrentan condiciones similares a las de la hambruna.

El mundo se enfrenta a la peor crisis de hambre de la historia moderna. A nivel mundial, hasta 60 millones de niños menores de cinco años podrían estar gravemente desnutridos a comienzos de 2023, según el Programa Mundial de Alimentos. El PMA estima que el número de personas que enfrentan o están en riesgo de inseguridad alimentaria aguda ha aumentado a 345 millones en 82 países desde 135 millones en 53 países antes de la pandemia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí