No solo en España se saltan la cola de las vacunas

1
194

Héctor Alonso

En Estados Unidos, Canadá o Austria, también personas con poder o dinero se están vacunando antes de que les toque

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa del Ejército español ha cesado en su cargo después de saberse que se vacunó contra la COVID-19 sin que le correspondiera. También se ha sabido que varios concejales o consejeros de Sanidad han actuado del mismo modo: aprovechándose de su posición para saltarse la cola de las vacunas, en un momento además en el que hay una crisis entre la Unión Europea y la compañía farmacéutica AstraZeneca por la súbita reducción de la producción de vacunas, que se traducirá en menos dosis para la UE. O el anuncio de una menor producción de la esperada por parte de Pfizer, el otro gran suministrador de la Unión Europea.

Sin embargo, este fenómeno de personas con poder o privilegios que se están saltando su turno para vacunarse no se está produciendo solo en España. En Canadá un matrimonio de millonarios viajó hasta un poblado de nativos vulnerables para vacunarse. La sanción fue de 2.000 dólares por saltarse las normas de seguridad anti-COVID. En Austria un alcalde se vacunó en una residencia de mayores. En Florida (Estados Unidos), están «aterrizando» turistas adinerados de Nueva York, Canadá, Argentina y la India para vacunarse a golpe de talón. En el Reino Unido un promotor de turismo de lujo ha tenido la idea de vender viajes a mayores de 65 con destino a Emiratos Árabes para ser vacunados con vacunas compradas de forma privada.

Y, con los Juegos Olímpicos de Tokio a la vista, varios países han decidido a vacunar a sus atletas aunque tengan que dejar de vacunar a personas más vulnerables para que puedan acudir tranquilos a las competiciones: Bélgica, Dinamarca, Hungría e Israel así lo han confirmado, a pesar de las reticencias del Comité Olímpico Internacional.

Indignación creciente

La indignación pública por estos casos de privilegiados que se aprovechan de su posición para vacunarse antes que nadie -antes que las personas más vulnerables, como los ancianos o los trabajadores de salud de primera línea- está creciendo en muchos países, no solo en España. Las posibles multas o sanciones no disuaden a los millonarios, y en España, por ejemplo, son pocos los que han dimitido por esta razón. La amenaza de no suministrarles la segunda dosis a los que se han saltado su turno, como ha planteado el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, no parece aconsejable según los virólogos y especialistas en Salud Pública.

Algunos expertos advierten, además, que si no se pone coto a esta práctica abusiva se ahondará aún más en la desigualdad social y racial que ha provocado la pandemia. En los países ricos enferman más las personas menos privilegiadas -los que no pueden teletrabajar- y las personas de otras razas, que suelen ser más pobres. Y esta desigualdad se produce también a escala planetaria: se vacuna antes los países ricos que los pobres.

Desigualdad mundial

Hasta el momento se han puesto más de 40 millones de vacunas en todo el mundo, principalmente a sectores de la población más vulnerables ante la pandemia, como son las personas mayores que viven en residencias, así como los trabajadores de salud. Pero la mayoría de esas vacunas se han puesto en los países más ricos. En muchos países del mundo ni siquiera se ha comenzado a vacunar y aún no hay planes de vacunación porque aún no han recibido vacunas al haber sido reservadas enormes cantidades por las naciones que han podido pagar por anticipado: Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón, Nueva Zelanda o Australia. Previsiblemente, en los países más pobres no se vacunará hasta el año que viene. Se repite el fenómeno del que se «cuela» por que tiene dinero, pero a escala mundial.

Esa es una de las razones que han llevado a algunos países a adquirir vacunas de otros países. Por ejemplo, Marruecos, Egipto y Sudáfrica han aprobado y ya están inmunizando a su población con la vacuna de Sinopharma, fabricada en China. Argentina ha adquirido la vacuna rusa Sputnik, al igual que Venezuela, Brasil y probablemente Hungría. Asimismo, hay otras vacunas chinas que están en fase de ensayo clínico en varios países, como la vacuna CanSino. Es la respuesta de los países de bajos o medianos ingresos ante el acaparamiento de los países más ricos. La ventaja de estas vacunas es que no necesitan complicados sistemas de mantenimiento en frío, pero también son más caras.

 

1 Comentario

  1. Creo que, la unica forma de frenar el colarse para vacunas, si todas personas que se ha vacunado antes de su turno, automaticamente se va al final de la fila. Ni segunda inyeccion ni nada. Aunque habra que darles 2 dosis, cuando les toca, por entonces creo que no habra escases de dosis.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí