Últimas Noticias

Indonesia: miles de personas podrían haber muerto tras licuefactarse el terreno

Las ONG comienzan a trabajar en Indonesia tras el terremoto y el tsunami

Héctor Alonso

Miles de personas podrían haber muerto en la ciudad de Palu, muy cercana al epicentro del terremoto, tras licuefactarse el terreno. Se trata de un fenómeno por el cual el terreno pasa de un estado sólido a líquido, engullendo los edificios. Barrios enteros de esa ciudad, que además ha sido golpeada por el tsunami, han desaparecido tragados por la tierra. Se calcula que al menos 1.700 edificios han desaparecido y se ignora cuál ha sido la suerte de sus moradores.

Las grandes ONG y agencias internacionales de ayuda han comenzado su despliegue en Indonesia para ayudar a la población tras el terremoto y el tsunami que han dejado un rastro de muerte y destrucción. Médicos Sin Fronteras ha desplegado un equipo formado por médicos, legistas y expertos en agua y saneamiento para evaluar las necesidades médicas y humanitarias más urgentes, en coordinación con el mecanismo de respuesta indonesio. Oxfam está preparando una operación para ayudar a medio millón de personas y ha solicitado 2,6 millones de libras esterlinas para financiar las primeras fases de la atención inmediata. El gobierno indonesio ha cifrado en dos millones los afectados por el terremoto y el tsunami en el área de Sulawesi y ya ha solicitado formalmente ayuda internacional, a diferencia de lo sucedido con el terremoto que sacudió Lombok hace unas semanas.

Mientras tanto, los equipos de rescate están trabajando para tratar de encontrar supervivientes bajo los escombros de centenares de casas y edificios colapsados, incluyendo hoteles, centros comerciales y supermercados. Según las autoridades indonesias, ya se han registrado 1.234 muertos, entre ellos una treintena de niños que estaban alojados en un campamento que fue arrasado por el tsunami.

La intervención que ha diseñado Oxfam prevé llegar a medio millón de personas con suministros de ayuda esencial: alimentos listos para comer, kits de purificación de agua y paquetes de refugio (tiendas, lonas, etc.).

Las continuas réplicas del seísmo hacen que muchas personas no quieran volver a sus casas, por lo que más de 300.000 personas están sin hogar. Hay zonas donde aún no se ha restablecido la comunicación, por lo que no hay datos fiables de los posibles daños y víctimas, también hay noticias de saqueos.

La mayoría de los muertos provienen de la pequeña ciudad de Palu, a 1.500 kilómetros al noreste de Yakarta y en la costa, pero la falta de noticias de zonas aisladas hace temer que el número de fallecidos aumente. Palu recibió el impacto directo del tsunami, con olas de más de 6 metros y además barrios enteros -más de 1.700 casas- fueron engullidos tras licuefactarse el suelo. Allí los equipos de rescate tratan de desescombrar el hotel Roa Roa, de siete plantas, que se derrumbó atrapando al menos a 50 personas. De momento han sido rescatadas tres personas con vida y se han recuperado nueve cadáveres. Los equipos de rescate son pesimistas sobre la suerte que han corrido los habitantes de las casas tragadas por el terreno tras licuefactarse. Miles de personas podrían haber quedado enterradas.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.