El Tribunal Europeo de Derechos Humanos podría poner freno a las deportaciones de migrantes

0
44
refugiados en Grecia

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos podría poner freno a las deportaciones de migrantes
Kristy Siegfried (IRIN)

Frente a un aumento en la llegada de inmigrantes, la Comisión Europea ha instado a los Estados miembros a adoptar una postura más dura con la expulsión rápida de inmigrantes que no entran en la categoría de solicitantes de asilo, pero un juicio celebrado esta semana en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos puede hacer que los países se lo piensen dos veces antes de intentar usar esta vía para expulsar a los inmigrantes irregulares.

 

refugiados en Grecia
Sirios en el puerto de Lesbos, Grecia

La sentencia se refería a un caso en Italia sobre tres migrantes que huyeron del levantamiento de la Primavera Árabe de Túnez y llegaron a la isla de Lampedusa en septiembre de 2011.

Los migrantes fueron retenidos en lo que el tribunal describió como «condiciones deplorables» en un centro de acogida en la isla, de donde no se les permitió salir, los suministros de agua eran limitadas y tuvieron que dormir en el suelo. Después de participar en una protesta de migrantes, fueron trasladados a dos buques amarrados en el puerto de Palermo y, cuatro días más tarde, enviados a Túnez sin haber sido entrevistados acerca de sus circunstancias individuales o dado la oportunidad de apelar su expulsión. Su regreso se basó en un acuerdo bilateral entre Italia y Túnez, que permitió la repatriación de los inmigrantes tunecinos irregulares mediante procedimientos simplificados.

El tribunal consideró que Italia violó varios artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos en cuanto a las condiciones «inhumanas» de detención en el centro de recepción y en los barcos; el hecho de no informar a los migrantes sobre los motivos por los que estaban siendo detenidos; y, quizás lo más importante, por la «expulsión colectiva» de los migrantes de regreso a Túnez sin considerar adecuadamente sus solicitudes de asilo.

Fundamentalmente, los siete jueces señalaron que no hay exención de las normas de derechos humanos de la UE, incluso en el contexto de «oleadas excepcionales de inmigración» aunque los países tengan acuerdos bilaterales de readmisión.

«La crisis de la migración representa una seria amenaza para el respeto de los derechos humanos en muchas partes de Europa», dijo Thorbjørn Jagland, Secretario General del Consejo de Europa, que incluye el Tribunal de Estrasburgo.

«El fallo de hoy es un recordatorio oportuno a los 47 países del Consejo de Europa de que los solicitantes de asilo y los migrantes deben ser tratados como seres humanos individuales con los mismos derechos básicos que los demás.»

La jurisdicción de la corte incluye países fuera del bloque de 28 miembros de la UE, incluida Turquía y Macedonia, donde no ha habido informes de los migrantes que se mantiene en condiciones de pobreza.

Izabella Majcher, investigador del Proyecto de Detención Global con sede en Ginebra, dijo que la sentencia representa no sólo una victoria personal para los tres hombres tunecinos, que recibirán 10.000 euros cada uno en concepto de daños por parte del gobierno italiano, sino también para las organizaciones de derechos de los refugiados que podrán usar la jurisprudencia para abogar por la mejora de las condiciones de detención y para garantizar los derechos de los migrantes.

«Históricamente, el Tribunal ha sido poco favorable entrar en esta materia, por lo que es una de las primeras veces que condenan violaciones de este tipo”.  Los expertos consideran esta sentencia como significativa por el contexto: los esfuerzos de la UE para aplicar los retornos por la vía rápida. «Envía una señal de que hay límites sobre lo que puede o no hacerse para expulsar a los migrantes irregulares”.

{jcomments on}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here