El precio de la pandemia y la guerra de Ucrania: 250 millones más de pobres

0
237
Más de 250 millones de personas caerán en la pobreza extrema en 2022

La crisis provocada por la pandemia, el aumento de la desigualdad y la guerra de Ucrania llevarán a otros 250 millones de personas a la pobreza extrema

Héctor Alonso

Otros 250 millones de personas se sumarán al enorme ejército de 600 millones personas que viven ahora en pobreza extrema en todo el mundo, hasta sumar 860 millones a finales de este año. Se trata de personas que disponen de menos de 1,9 dólares al día para sobrevivir. ¿Las causas? La pandemia, el aumento de la desigualdad provocada por la crisis y la subida de los precios de los alimentos básicos provocados por la guerra de Ucrania. Esos 250 millones de personas equivalen a la población de Alemania, Francia, Reino Unido y España.

Estos datos aparecen en el último informe publicado por Oxfam, la ONG más grande del mundo: Primero crisis, después catástrofe, elaborado antes de las reuniones que celebrarán el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (18-24 de abril).

El propio Banco Mundial ya había publicado sus datos advirtiendo de la situación: la crisis provocada por la pandemia y el empeoramiento de la desigualdad empujarían a 198 millones de personas más a la pobreza extrema, revirtiendo dos décadas de progreso. En los datos del Banco Mundial no se habían incluido las consecuencias de la guerra de Ucrania, con un alza de más de un 20 por ciento de los precios de los cereales.

Impuestos a los más ricos

Una de las herramientas para luchar contra esta catástrofe sería la cancelación de la deuda de los países de ingresos bajos, según Oxfam. Esos países apenas pueden pagar esa deuda -43.000 millones de dólares en pagos solo este año-, y cada dólar que esos países emplean en pagarla es un dólar que se detrae de una inversión que sería necesaria para que ese país saliera de la crisis. Es también el dinero necesario para poder importar alimentos o combustible.

Otra medida propuesta por numerosas organizaciones, que ya ha sido llevada a la práctica por algunos países, como Argentina, sería aumentar los impuestos sobre los más ricos, lo que proporcionaría una enorme cantidad de dinero. Con esos fondos podría protegerse a los más vulnerables.

Un impuesto anual sobre el patrimonio para los millonarios de un 2 por ciento y de un 5 por ciento para los multimillonarios generaría más de 25.000 millones de dólares anuales, suficiente para sacar de la pobreza a 2.300 millones de personas,  fabricar suficientes vacunas para el mundo y brindar servicios sociales y de atención médica universales en los países de ingresos medios y bajos.

La situación ahora es ya muy grave en África Oriental y Occidental –el Sahel– y en Yemen y Siria, con millones de personas pasando hambre. Según Oxfam este año podríamos superar los 827 millones de personas desnutridas.

En los países ricos la escalada de precios y la inflación están afectando también a los sectores más vulnerables: en EEUU, por ejemplo, el 20 por ciento de las familias más pobres tienen que invertir el 27 por ciento de sus ingresos en alimentos. Los más ricos solo gastan el 7 por ciento en alimentos.

Las mujeres son quienes más están sufriendo esta crisis, ya son quienes más han sufrido la pérdida de empleos provocada por la pandemia y la crisis posterior: mientras que el nivel de empleo de los hombres ha recuperado el nivel de 2019, ahora hay 13 millones menos de mujeres con empleo. También han caído los sueldos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí