Hambre en El Sahel: la peor crisis de la década

0
738
El Sahel sufre una de las peores crisis del mundo

Más de 27 millones de personas de la región ya están padeciendo hambre. Otros 11 millones podrían engrosar esa cifra en los próximos tres meses

Héctor Alonso @hdelosrios2

La región de África Occidental, en concreto el Sahel y los países Burkina Faso, Níger, Chad, Mali y Nigeria, están sufriendo la peor crisis alimentaria de los últimos diez años, con más de 27 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, una cifra que podría aumentar en otros 11 millones de personas en los próximos tres meses, según han alertado once organizaciones no gubernamentales, entre las que están Oxfam, Acción Contra el Hambre, Save the Children o Care International.

Estas organizaciones han lanzado un llamamiento para actuar, antes de la celebración de la Conferencia Virtual sobre Crisis Alimentaria y Nutricional en el Sahel y el Lago Chad, en la que participa la Unión Europea.

A pesar de que se llevaba tiempo advirtiendo de esta situación, la cifra de personas que están pasando hambre en la región ha crecido en un 30 por ciento en un año, y empeorará con otros once millones de personas en situación de inseguridad alimentaria en los próximos tres meses. Entre 2015 y 2022 la cifra se ha cuadruplicado, sobre todo en Burkina Faso, Níger, Chad, Malí y Nigeria.

Causas

La sequía, la subida de las temperaturas -una media superior a la media del resto del mundo-, las inundaciones, los conflictos armados y el impacto provocado por la pandemia de COVID-19 han provocado que las cosechas de cereales se reduzcan en un tercio respecto del año pasado, que ya fueron malas. La falta de alimentos, de agua y la inseguridad han empujado a once millones de personas a desplazarse en busca de pastos, alimentos y agua según Oxfam. Hay zonas donde ya se están produciendo enfrentamientos armados por el control de los pozos.

La desnutrición, que está afectando sobre todo a los niños y niñas, se está disparando en la región: Naciones Unidas calcula que 6,3 millones de niños de entre seis meses y cinco años sufrirán desnutrición aguda este año, y de ellos 1,4 millones sufrirán desnutrición aguda severa. En 2021 la cifra de niños con desnutrición aguda fue de 4,9 millones.

Muchas madres están tan desnutridas que no pueden darle el pecho a sus bebés, lo que repercute en su desarrollo al no tener alternativa.

Otra de las consecuencias de la crisis es que muchas familias están vendiendo sus casas o sus tierras para poder comer, lo que les dejará sin recursos en un futuro cercano. La mayor parte de la población de la región vive de la agricultura y ganadería de subsistencia, por lo que carecen de otras formas de ganarse la vida. Hay familias que están casando a sus hijas, aún niñas, a una edad demasiado temprana, una forma de violencia de género.

Precio de los alimentos

Esta crisis en las cosechas ha provocado un alza de los precios de los alimentos -entre un 20 y un 30 por ciento- inasumible para gran parte de la población. Por si fuera poco la guerra de Ucrania ha provocado aún más escasez de cereales -en la región se importa entre el 30 y el 50 por ciento del grano de Rusia y Ucrania- y una subida de precios que se estima en un 20 por ciento en las próximas semanas.

Por otra parte, muchos de los países donantes han hecho recortes o pospuesto programas de ayuda en la región para dedicarlos a la crisis provocada por la guerra en Ucrania.

En este momento, la crisis del Sahel es una de las peores crisis en marcha y de las menos financiadas y apoyadas por la comunidad internacional. Si se deja de lado, como están advirtiendo las organizaciones que trabajan en la zona, podría ser una verdadera catástrofe. En este momento hay un déficit de financiación de 4.000 millones de dólares, la mitad de lo que haría falta para salvar vidas y llevar a cabo intervenciones que garanticen a estos países la salida de esta situación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí