Decenas de millones de africanos en situación de crisis alimentaria

0
805
La escasez de lluvias empuja al hambre a millones de personas en el Sahel. Burkina Faso - Foto: Programa Mundial de Alimentos

Situación grave en el Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger), República Democrática del Congo y Angola: la escasez de lluvias y la inseguridad provocan millones de desplazados

2020 podría ser uno de los peores años de la historia en inseguridad alimentaria

Héctor Alonso

Al menos 63,5 millones de africanos de siete países se encuentran en situación de crisis alimentaria, buena parte de ellos en situación de crisis aguda o hambruna: en cinco países del Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger), 35 millones de personas necesitarán asistencia alimentaria urgente para prevenir una crisis histórica. Otros 27 millones de personas en la República Democrática del Congo -de ellos 8,8 millones en situación de alta vulnerabilidad- necesitarán ayuda alimentaria a lo largo de este año según Naciones Unidas y las agencias y ONG. Y por último, 1,58 millones de personas se encuentran en un «nivel agudo» de inseguridad alimentaria en Angola, casi medio millón de ellos en «fase aguda de emergencia», es decir, sin acceso a los alimentos básicos para sobrevivir.

Con estos datos 2022 podría convertirse en uno de los peores años de la historia en lo que respecta al hambre en el mundo, con centenares de miles de personas -especialmente niños y niñas- en grave riesgo de morir.

Sahel

Los cinco países del Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger) llevan varios años en crisis provocada por la sequía, los enfrentamientos armados -en muchas ocasiones por el control del agua y el pasto para el ganado- y la pandemia. La situación de hambre e inseguridad ha provocado el desplazamiento de más de nueve millones de personas. Además, las restricciones por la pandemia han impedido el movimiento de los pastores en busca de agua y alimento para su ganado.

Los analistas creen que el origen es una crisis climática provocada por el calentamiento global: es una de las zonas del mundo donde más ha subido la temperatura media en los últimos años y donde más se ha alterado el patrón de lluvias. Después de meses sin llover en algunas zonas acaba lloviendo en exceso provocando inundaciones. La vegetación prácticamente ha desaparecido, agravando las inundaciones y dificultando la alimentación del ganado, base de muchas de las economías familiares de la región. El precio de los alimentos básicos se ha disparado, impidiendo el acceso de miles de familias y los centros de salud están llenos de niños desnutridos, según Acción Contra el Hambre.

Mali, además, sufre sanciones impuestas por la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental, lo que está repercutiendo gravemente en su economía. Acción Contra el Hambre ha pedido la retirada de esas sanciones.

República Democrática del Congo

La situación en la RDC es crítica para millones de personas. Según la ONU 27 millones necesitarán asistencia humanitaria (alimentos, agua, medicinas o refugio) a lo largo de 2022. De ellos 8,8 millones son especialmente vulnerables, por lo que el gobierno y las organizaciones humanitarias y agencias de la ONU han solicitado fondos para potenciar el Plan de Respuesta Humanitaria 2022.

La inseguridad en el país está obligando a millones de congoleños a desplazarse continuamente buscando seguridad o acceso a alimentos y agua. Con 5,5 millones es el país de África con más desplazados. Más de 4,2 millones sufren desnutrición aguda y de ellos 2,4 millones son niños menores de cinco años. Hasta ahora se ha brindado asistencia a 1,2 millones de niños.

Angola

Las provincias del sur de Angola llevan cinco años consecutivos de sequía. Según Naciones Unidas 1,58 millones de personas se encuentran en el nivel agudo de inseguridad alimentaria y 417.000 en Fase 4 (emergencia alimentaria). Se calcula que 400.000 niños estarán este año en situación de desnutrición grave y 56.000 en desnutrición aguda.

Además, hay miles de desplazados y están regresando refugiados de Namibia, que están siendo alojados en campamentos temporales que necesitan servicios de saneamiento, higiene y nutrición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí