COVID-19: operación sin precedentes para llevar 2.000 millones de vacunas a países pobres

0
113

UNICEF prepara una gigantesca operación de distribución con la colaboración de más de 350 líneas aéreas

Héctor Alonso

Más de 35o líneas aéreas y compañías de transporte colaborarán en una operación logística sin precedentes para distribuir más de 2.000 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19 y mil millones de jeringuillas en 2021. Los destinatarios serán los ciudadanos de los 92 países más desfavorecidos, entre ellos Burundi, Afganistán o Yemen.

Esta operación forma parte de la iniciativa COVAX, el plan de asignación de vacunas diseñado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta iniciativa tiene como objetivo disuadir a los gobiernos de acumular vacunas y aceptar como objetivo la necesidad de vacunar primero a quienes están en más riesgo en cada país. Forman parte de la iniciativa los países de la Unión Europea, no así Estados Unidos, formalmente fuera de la OMS por decisión de Donald Trump, pero que regresará al seno de la organización en cuando el candidato electo, Joe Biden, tome posesión el próximo mes de enero, según aseguró el propio Biden.

El pasado fin de semana en la Cumbre del G20 -las veinte economías más grandes del mundo- se alcanzó el compromiso de garantizar la distribución equitativa de las vacunas, los medicamentos para el tratamiento de la enfermedad y las pruebas diagnósticas para evitar que los países más pobres se queden fuera.

Antes de la pandemia cada año quedaban fuera de los calendarios de vacunación más de 20 millones de bebés por falta de acceso, con las consecuencias que ello supone: enfermedades graves, discapacidad o muerte.

UNICEF es el principal comprador de vacunas del mundo: cada año adquiere más de 2.000 millones de dosis para inmunización de rutina y respuesta a brotes en nombre de casi 100 países. Tiene también la experiencia necesaria para organizar la logística de una campaña de vacunación a nivel mundial, tanto del transporte como de la vacunación en sí. Dos de las vacunas en marcha suponen aún más complicación en cuanto a su distribución, puesto que necesitan ser conservadas a temperaturas muy bajas -80 grados bajo cero-.

Sin embargo, la reciente campaña de vacunación contra el ébola en la República Democrática del Congo demostró que al menos a una escala mucho menor -se vacunó a 40.000 personas- es posible transportar vacunas y conservarlas al menos durante una semana a esas temperaturas.

En este momento existen al menos tres vacunas bastante avanzadas y que podrían obtener en breve la autorización para su uso de emergencia en Estados Unidos y Europa: Pfizer, BioNTech y Moderna. Hasta ahora la enfermedad ha matado a más de 1,3 millones de personas en todo el mundo y ha dejado las economías de muchos países de bajos ingresos en una grave crisis que están sufriendo los más vulnerables.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here