ACNUR pide actuar por el aumento de muertes en el Mediterráneo

0
704
El número de muertos y desaparecidos se ha duplicado en un año

En 2021 murieron más de 3.000 personas tratando de llegar a Europa y la cifra va en aumento

Héctor Alonso

En 2021 más de 3.000 personas murieron o desaparecieron en las tres rutas principales que usan los migrantes para tratar de llegar a Europa: Atlántico, Mediterráneo central y Mediterráneo occidental. Esta cifra es el doble respecto de 2020, lo que ha hecho que ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, pida actuar con urgencia para evitar más muertes y proteger a refugiados y solicitantes de asilo. En 2020 los muertos y desaparecidos fueron 1.544 en las tres rutas, justo la mitad.

A lo largo de 2021, según el informe publicado por ACNUR, se contabilizaron 1.924 muertos o desaparecidos en el Mediterráneo central y occidental, y otras 1.153 murieron o desaparecieron tratando de llegar a Canarias desde el noroeste de África, Mauritania y Senegal sobre todo. En lo que va de año han muerto o desaparecido ya 478 personas.

El informe de ACNUR reconoce como especialmente peligrosa la ruta que va desde Senegal y Mauritania a las islas Canarias: las embarcaciones no son adecuadas -suelen ser botes inflables- las aguas son peligrosas y el viaje suele durar hasta diez días. Muchas de las embarcaciones vuelcan, se desinflan o desvían de la ruta desapareciendo sin dejar rastro.

Más peligro en tierra

Antes de llegar a las zonas costeras donde buscan la forma de embarcarse, muchos migrantes tienen que atravesar el desierto del Sahara. El informe de ACNUR supone que el número de muertos y desaparecidos en ese tramo del viaje es incluso superior al registrado durante la travesía marítima. Muchos de los viajeros caen en manos de contrabandistas, son abandonados en zonas remotas o acaban en centros de detención. ACNUR ha recogido testimonios de todo tipo de abusos: detenciones arbitrarias, violencia sexual, trabajos forzados, esclavitud, matrimonios forzados e incluso ejecuciones extrajudiciales.

La previsión de ACNUR es que el número de muertes aumentará y cada vez será más peligroso emprender el viaje: la inestabilidad política en amplias zonas, sobre todo de África y Oriente Medio, y el deterioro de las condiciones de vida, empujarán a más personas a emigrar. Solo la zona del Sahel se está convirtiendo en la mayor crisis humanitaria del mundo, exceptuando Ucrania.

Para tratar de evitar el mayor daño posible, ACNUR ha cifrado en 163,5 millones de dólares el presupuesto necesario para ayudar y proteger a los refugiados y migrantes. El dinero se emplearía en proporcionar mayor asistencia humanitaria, apoyar a las personas que necesitan protección internacional, como los solicitantes de asilo y refugiados, y dar apoyo a los que han sufrido graves abusos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí