Últimas Noticias

Zimbabue: los niños, víctimas del cambio climático

La escasez de comida y agua pone en riesgo de supervivencia a la infancia en este país

La crisis alimentaria que sufre Zimbabue y que empeora día a día está obligando a los niños a comer solo una vez al día y caminar durante horas a través del terreno seco y rocoso para buscar agua, según ha denunciado la organización Save the Children. La agencia advierte que sin un aumento importante en la respuesta humanitaria en Zimbabue se perderán vidas.

La lucha por la supervivencia está llevando a las familias a sacar a sus hijos de la escuela para ponerlos a trabajar o a casar a las niñas con familias más ricas para que puedan comer. Otras familias no tienen más remedio que vender su ganado o sus tierras para migrar, a menudo a países también inseguros.

Actualmente más de 7,7 millones de personas sufren inseguridad alimentaria grave en el país. De ellos, 3,8 millones son niños que necesitan ayuda alimentaria urgente.

La evaluación que ha hecho Save the Children en el país ha desvelado la magnitud de la crisis: familias que han perdido las cosechas por la sequía y las inundaciones, alza de los precios de los alimentos, árboles secándose, carencia de semillas para volver a plantar…

Zimbabue se enfrenta a una compleja crisis macroeconómica, la peor desde 2008, con la tasa de inflación más alta del mundo según el FMI. La situación económica se ha caracterizado por la escasez de efectivo, la enorme deuda nacional, el alto desempleo y los persistentes aumentos en los costes de los bienes y servicios básicos, factores que están afectando la vida de los niños.

Cambio climático

La emergencia alimentaria del país también es parte de una crisis climática regional, con raíces en una severa sequía que comenzó en 2018. Muchos ríos, pozos y represas se han secado, y los niños y sus familias a menudo tienen que viajar horas cada día para recoger agua. Si bien algunas partes del país recibieron precipitaciones irregulares y desiguales entre noviembre de 2019 y enero de 2020, gran parte de la lluvia cayó sobre tierra seca, lo que provocó inundaciones y erosión de la capa superficial del suelo, e impidió cultivar. Se espera que la temporada de escasez alcance su punto máximo entre enero y marzo, pero se espera que dure mucho más tiempo, ya que muchos agricultores han perdido sus cosechas y no tendrán nada que cosechar en marzo.

«Los zimbabuenses han sido llevados a sus límites absolutos en los últimos años y ahora están al borde del colapso. Los actores internacionales -gobiernos, organizaciones no gubernamentales y donantes- deben unirse ahora para ayudar al país», ha pedido Save The Children.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito