Últimas Noticias

Yemen: cuando la supervivencia obliga a tomar medidas desesperadas

El hambre empuja a muchas familias a casar a sus hijas para obtener comida. Algunas han sido casadas con solo tres años

Héctor Alonso

La guerra que sufre Yemen y sus terribles consecuencias para los habitantes de ese país -falta de alimentos e ingresos que ha llevado a más de la mitad de la población al borde de la hambruna-, está obligando a muchas familias a tomar medidas desesperadas para sobrevivir. Según ha denunciado Oxfam, muchas niñas están siendo entregadas en matrimonio a cambio de dinero y alimentos para que el resto de la familia pueda sobrevivir. Algunas niñas han sido casadas a los tres años de edad.

Desde que comenzó la guerra en 2015, los precios de los alimentos en Yemen se han disparado, mientras que los ingresos de los hogares se han desplomado, haciendo que los alimentos básicos estén fuera del alcance de gran parte de la población.

Oxfam ha podido hablar con familias que han tenido que entregar a sus hijas en matrimonio. Si bien el matrimonio precoz no es raro en Yemen, la situación de las familias ha llevado a entregar a niñas cuya edad es mucho menor de lo que era costumbre.

En Yemen no es raro que las niñas se casen a los 11 años, aunque desde los nueve están obligadas a realizar tareas domésticas en casa de su futuro marido, por lo que se ven obligadas a abandonar la escuela. Son comunes los malos tratos y las niñas escapan a menudo. Oxfam ha denunciado que visitó a una familia que casó a su hija de nueve años y a su hermana aún menor, de solo tres años. La dote obtenida por las niñas es el único recurso con el que cuenta esta familia para poder alimentar al resto de sus miembros.

El director de Oxfam en Yemen, Muhsin Siddiquey, ha denunciado esta situación: “A medida que esta guerra se prolonga, los medios de la gente para enfrentarse al hambre se han vuelto cada vez más desesperados. Se ven obligados a tomar medidas que arruinan la vida de sus hijas. Este es el resultado directo de una catástrofe humanitaria provocada por el conflicto. La comunidad internacional debe hacer todo lo que esté a su alcance para poner fin a los combates y garantizar que las personas tengan acceso a alimentos, agua y medicamentos».

Los bombardeos han obligado a muchas familias a huir a áreas aisladas que carecen de infraestructuras básicas (red de agua, saneamiento, escuelas o centros de salud). Muchos viven en tiendas de campaña o en casas precarias que ofrecen poca protección contra el sol, la lluvia o bajas temperaturas del invierno. Sin ingresos y oportunidades de trabajo limitadas, muchas familias apenas tienen acceso a una alimentación básica: solo disponen de pan y té, y se ven obligados a mendigar o pedir créditos que no pueden pagar para poder comprar alimentos o medicinas.

En un estudio realizador por Oxfam en el sur de Yemen se halló que el 99 por ciento de los adultos habían reducido su ingesta de alimentos para poder dar más comida a sus hijos. El 98 por ciento habían reducido el número de comidas diarias, y más de la mitad habían pedido alimentos a amigos o familiares para poder comer. Casi dos tercios de las familias reconocieron haberse endeudado para comprar comida, medicina o agua.

Ante la reunión de donantes de Ginebra, que se está celebrando ahora, las ONG que trabajan en Yemen han insistido en que la comunidad internacional debe comprometerse en garantizar fondos suficientes para poder proporcionar alimentos, agua y medicinas a los yemeníes, en situación crítica, y trabajar para lograr un alto el fuego duradero. En este momento Yemen es la crisis humanitaria más grande en curso y una de las más grandes de la historia reciente.


Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.