Lo que debes saber sobre la mutilación genital femenina

Al menos 200 millones de mujeres y niñas de entre 15 y 49 años de 30 países se han visto sometidas a esta práctica

¿Qué es la mutilación genital femenina?
La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica que se realiza a mujeres y niñas para alterar o lesionar sus órganos genitales por razones no médicas. En la mayoría de los casos, implica la extirpación parcial o total de sus genitales externos. En algunas comunidades, la mutilación genital femenina suele denominarse “circuncisión femenina”, un término que ha sido objeto de críticas porque puede normalizar la práctica al hacerla equivalente a la circuncisión masculina, que no da cuenta de los graves daños físicos y psicológicos que la mutilación femenina entraña.

¿Por qué se practica?
En muchos de los países donde se practica la mutilación genital femenina, se considera una norma social profundamente arraigada en la desigualdad de género. Existen diversas razones por las que se practica. En algunos casos, se considera un rito de iniciación a la madurez; en otros, es una forma de controlar la sexualidad de la mujer. Muchas comunidades practican la mutilación genital porque creen que garantiza el desarrollo adecuado de la niña, su matrimonio en el futuro y el honor de su familia. Otras también la asocian a creencias religiosas, si bien no existen escritos religiosos que obliguen a practicarla.

¿Por qué es peligrosa para mujeres y niñas?
La mutilación genital femenina no tiene beneficios para la salud y, a menudo, deriva en complicaciones médicas a largo plazo que van desde dolor intenso, hemorragias prolongadas, infecciones o infertilidad, hasta la muerte. Además, puede aumentar el peligro de transmisión de VIH. Las mujeres que han sido mutiladas pueden sufrir complicaciones al dar a luz a un bebé, como hemorragias posteriores al parto, muertes fetales o muertes prematuras de recién nacidos. Además de los peligros físicos, la ablación/mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos fundamentales de mujeres y niñas.

¿Cuál es la prevalencia de la mutilación genital femenina?
Aunque sigue sin conocerse el número exacto de mujeres y niñas víctimas de ablación/mutilación genital en todo el mundo, al menos 200 millones de mujeres y niñas de entre 15 y 49 años procedentes de 30 países se han visto sometidas a esta práctica. De esos 200 millones, más de la mitad viven en tres países: Egipto, Etiopía e Indonesia. La práctica está casi generalizada en Djibouti, Guinea y Somalia, donde más del 90% de las mujeres y las niñas son víctimas de alguna forma de ablación o mutilación genital.

A menos que se acelere la acción para poner fin a la mutilación genital femenina, otras 68 millones de niñas habrán sido afectadas para 2030.

¿Cómo está evolucionando la práctica?
En varios países, los médicos calificados ahora desempeñan un papel importante en el desempeño de la MGF. Más de 20 millones de mujeres y niñas en solo siete países* se han sometido a una mutilación genital femenina por parte de un proveedor de atención médica. Asignar un carácter médico a práctica no la hace más segura, ya que aún así elimina y daña los tejidos sanos y normales e interfiere con las funciones naturales de los cuerpos de las niñas y las mujeres.

¿Qué se está haciendo para eliminar esta práctica?
Poner fin a la mutilación genital femenina requiere trabajo en muchos niveles, incluida la acción de las familias y las comunidades, los servicios de protección y atención a niñas y mujeres, las leyes y el compromiso político a nivel local, regional, nacional e internacional.

UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) dirigen conjuntamente el mayor programa mundial para erradicar la ablación/mutilación genital femenina: «Acelerando el Cambio”. El programa promueve políticas y leyes de tolerancia cero, al tiempo que trabaja con los profesionales de la salud para eliminar la mutilación genital y asistir a las mujeres y niñas que han sido sometidas al procedimiento. Datos recientes revelan que en países donde prevalece esta práctica, la mayoría de hombres y mujeres están en contra, pero suelen ocultar sus creencias por miedo a que sus comunidades los rechacen. A fin de cambiar esas percepciones, el programa conjunto de UNICEF y el UNFPA trabaja con las comunidades para hablar abiertamente de la práctica y expresar su apoyo para eliminarla.

¿Qué resultados se han obtenido?
Desde que se estableció el programa conjunto de UNICEF y el UNFPA en 2008, se han aprobado leyes nacionales para la prohibición de la ablación/mutilación genital femenina en 13 países. Además, gracias al programa, más de 3.3 millones de niñas y mujeres obtuvieron acceso a servicios de prevención, protección y tratamiento. Como resultado de un compromiso liderado por la comunidad, más de 34.6 millones de personas en más de 21,700 comunidades hicieron declaraciones públicas contra la mutilación genital femenina (MGF).

Durante las tres últimas décadas, se ha registrado un descenso general de la prevalencia de la mutilación genital femenina que está favoreciendo un gran impulso. Si seguimos actuando como hasta ahora, podremos trabajar juntos para erradicar la práctica para 2030.


Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.