Ucrania: 6,5 millones de desplazados y 3,5 millones de refugiados

0
251
Una madre refugiada con su bebé - Foto: IRC

Héctor Alonso

Con casi diez millones de personas desplazadas, de las cuales más de 3,5 millones son refugiados en otros países -la mayoría en Polonia-, la crisis de Ucrania se ha convertido en la más grave de los últimos años en lo que respecta a personas desplazadas y refugiadas y a sus necesidades más urgentes, como son refugio, alimentos, ropa, asistencia médica y psicológica.

Según el IRC (International Rescue Committee), prácticamente la mitad de la población ucraniana necesita asistencia humanitaria urgente. Eso son 22 millones de personas.

Los combates han provocado el desplazamiento de casi diez millones de personas, de los cuales 3,5 han escapado a otros países. Otros doce millones están atrapados en zonas de combate, con ninguna posibilidad de marcharse por estar cercados o por la destrucción de puentes y carreteras. Se trata de la crisis más rápida de refugiados y desplazados desde la Segunda Guerra Mundial.

Sin precedentes

Para el IRC esto no se parece a nada que hayan visto antes: «la velocidad del desplazamiento no tiene precedentes y las necesidades humanitarias aumentan cada día, especialmente para mujeres, niños y ancianos que constituyen la mayoría de los desplazados», ha dicho en un comunicado. Muchas personas están cruzando las fronteras, lo que supone «un riesgo de seguridad masivo para las personas vulnerables que podrían ser víctimas de la delincuencia, la explotación o la trata».

Los desplazados internos necesitan también asistencia urgente: artículos de primera necesidad, como alimentos y agua, refugio, calefacción y atención médica. Uno de los problemas a los que se enfrenta la asistencia a estos desplazados es la multiplicación del número de ataques aéreos y de artillería, que ponen en riesgo la vida de los civiles y de los trabajadores de las organizaciones humanitarias. Es extremadamente difícil, dicen, acceder a aquellas personas que lo necesitan.

La única solución para poder acceder a los desplazados y a las personas que se están quedando sin nada en las zonas de combate es un alto el fuego que garantice la seguridad de las operaciones. De no ser así, la crisis podría ser catastrófica, según el IRC.

Escasez crítica de alimentos y agua

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha calificado la situación de la población en Mariupol y Sumy como de «extremadamente grave», con una escasez «crítica y potencialmente mortal de alimentos, agua y medicinas». En Odesa se ha solicitado asistencia alimentaria para 450.000 personas y también medicamentos. ACNUR ha insistido también en la urgencia de declarar un alto el fuego que permita atender a las personas más vulnerables.

En Polonia las ONG y organizaciones de la ONU están prestando ayuda directamente a los refugiados y en Ucrania están tratando de prestar asistencia a los que están siendo evacuados de las zonas de guerra, entregándoles artículos de abrigo, mantas, sacos de dormir e incluso dinero en efectivo.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí