Últimas Noticias

Trump rompe el equilibrio en Oriente Medio

Héctor Alonso
Héctor Alonso

Héctor Alonso

Oriente Medio es un escenario sumamente inestable cuyo equilibrio se mantiene gracias a una complicada red de alianzas, acuerdos y contrapesos que cualquier movimiento puede desestabilizar.

Eso es lo que está pasando ahora, en este momento. Hace apenas unas horas Israel bombardeó posiciones de la Fuerza Quds en Siria -bases militares y almacenes de armamento- situadas en las cercanías de Damasco, en cuyos alrededores se combate aún por la conquista de la zona este de Ghouta, una ciudad cercana a la capital y donde se han producido ataques químicos, según han denunciado diversos organismos internacionales. 

La Fuerza Quds es un cuerpo de élite del ejército iraní, acusado en numerosas ocasiones de llevar a cabo operaciones encubiertas fuera de Irán. El ataque de Israel contra sus posiciones se produjo como respuesta al lanzamiento de cohetes llevado a cabo por la Fuerza Quods, según Israel, desde Los Altos del Golán, un área fronteriza entre Israel, Líbano, Jordania y Siria, ocupada  en su mayor parte por Israel desde la Guerra de los Seis Días.

Y este ataque, que Israel ha calificado como “defensivo”, se ha producido a las pocas horas de que el presidente norteamericano, Donald Trump, decidiera sacar a su país del Pacto Nuclear firmado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania con Irán en 2015, y por el cual se reducirían las sanciones a Irán a cambio de que limitara su programa nuclear y se sometiera a inspecciones. 

La excusa de Estados Unidos para romper el Pacto han sido las denuncias de Israel de que Irán mantenía en secreto su programa nuclear, a pesar de que los informes hechos tras las inspecciones (diez) no parecen mantener esa afirmación. Trump pretendería, tras esta ruptura del Pacto, obligar a Irán a firmar un nuevo tratado mucho más restrictivo, que incluyera la prohibición de desarrollar misiles convencionales de largo alcance, algo que preocupa a Israel y que Irán tendría capacidad de hacer. 

Desde su llegada al poder Trump ha dejado claro que Irán es enemigo de Estados Unidos, y son varios los escenarios en los que los intereses de ambos países se están cruzando. Uno es Siria, donde Irán apoya al presidente al-Assad con el envío de las tropas de élite de la Fuerza Quds, aunque Teherán aseguró que su papel sería el de asesores. El otro país en el que Estados Unidos e Irán apoyan a bandos enfrentados es Yemen, donde Estados Unidos apoya la coalición liderada por Arabia Saudí e Irán apoya al régimen que actualmente mantiene el control de la capital, de etnia houti, cercana al credo chiíta. La guerra de Yemen se ha estancado para Arabia Saudí, sin que su coalición haya conseguido avances, más allá de destruir las infraestructuras civiles y llevar a la población, diezmada por el cólera, al borde de la hambruna.

Estados Unidos e Irán también se cruzaron en Irak, pero en esta ocasión, circunstancialmente, en el mismo bando, durante la conquista de Mosul, donde participaron asesores norteamericanos y milicias chiítas apoyadas por Irán.

Se desconoce cuáles serán los siguientes pasos que seguirá Trump en su ofensiva contra Irán, pero lo que parece una evidencia es que tratará de volver a la política de sanciones y embargos contra Irán para forzarles a un repliegue en los conflictos en los que Teherán están participando de forma activa y así tranquilizar a Israel. que sigue viendo a Irán como su principal amenaza.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.