Sudán del Sur: el hambre se dispara por el conflicto y la crisis climática

0
82
Sudán del Sur se enfrenta a una crisis alimentaria sin precedentes

La inseguridad alimentaria aguda se encuentra en el nivel más alto de la historia

Héctor Alonso

Sudán del Sur está sufriendo una crisis alimentaria sin precedentes, superior incluso a la registrada en el período 2013-2016, que ha llevado la inseguridad alimentaria aguda grave a niveles casi catastróficos, según un informe recién publicado por UNICEF, FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y el (PAM) Programa Mundial de Alimentos.

El hambre y desnutrición están siendo impulsadas tanto por el conflicto que vive el país desde prácticamente su nacimiento, como por la crisis climática. A los enfrentamientos armados se suman las sequías y las inundaciones, por lo que ya hay zonas del país sufriendo la falta de alimentos.

Según los datos aportados en el informe, aproximadamente dos tercios de la población del país (7,76 millones de personas) se enfrentarán a la inseguridad alimentaria aguda entre abril y julio de 2023, y 1,4 millones de niños caerán en la desnutrición.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas advierten que la proporción de personas que enfrentan altos niveles de inseguridad alimentaria (CIF Fase 3 [crisis ] o superior) y la desnutrición se encuentra en el nivel más alto de la historia, superando los niveles observados incluso durante el conflicto de 2013 y 2016.

Más necesidad, menos ayudas

La disminución de la seguridad alimentaria y la alta prevalencia de la desnutrición están vinculadas a una combinación de conflicto, malas condiciones macroeconómicas, eventos climáticos extremos y los crecientes costos de los alimentos y el combustible. Al mismo tiempo, ha habido una disminución en la financiación de los programas humanitarios a pesar del aumento constante de las necesidades humanitarias.

“Hemos estado en modo de prevención de la hambruna durante todo el año y hemos evitado los peores resultados, pero esto no es suficiente”, advirtió Makena Walker, directora interina del PMA en Sudán del Sur. «Sudán del Sur se encuentra en la primera línea de la crisis climática y, día tras día, las familias pierden sus hogares, ganado, campos y esperanzas debido al clima extremo. Sin asistencia alimentaria humanitaria, millones más se encontrarán en una situación cada vez más grave y sin poder proporcionar incluso los alimentos más básicos para sus familias».

Las inundaciones plurianuales sin precedentes que arrasan el país están exacerbando los niveles ya altos de hambre causados ​​por el conflicto en curso y la crisis alimentaria mundial. Las partes centrales del país, que son las más afectadas por las inundaciones plurianuales, son las áreas con los niveles más altos de inseguridad alimentaria.

«El apoyo a los medios de vida es particularmente necesario para facilitar la autosuficiencia de Sudán del Sur en la producción de alimentos. Sabemos que existe potencial, ya que se produjeron alrededor de 840.000 toneladas de cereales en 2021, durante un año difícil con el cambio climático, las inundaciones, los conflictos y otros factores. El déficit actual de cereales es de 541.000 toneladas, se necesita una inversión urgente en los medios de vida rurales para aumentar la producción y la autosuficiencia», dijo Meshack Malo, Representante de la FAO en Sudán del Sur.

Si bien ha habido mejoras marginales en la seguridad alimentaria en algunas partes del país, la crisis nutricional en Sudán del Sur se está profundizando. Todas las provincias, excepto una, muestran un deterioro en su situación nutricional hasta junio de 2023, incluidos 44 condados (provincias) donde la situación se considera crítica.

«Durante los últimos tres años, las inundaciones han afectado dramáticamente a un número cada vez mayor de personas en todo Sudán del Sur», dijo el representante interino de UNICEF en Sudán del Sur, Jesper Moller. «Entre los afectados, encontramos un número creciente de niños con inseguridad alimentaria y desnutridos, que la comunidad internacional no puede ignorar. Para proteger eficazmente a los niños de los efectos del cambio climático, debemos asegurarnos de llegar a los niños más vulnerables con un paquete esencial de intervenciones multisectoriales de servicios sociales».

Se necesitan con urgencia recursos para la respuesta humanitaria de 2023 en Sudán del Sur en los próximos meses o las agencias no podrán preposicionar la asistencia humanitaria a tiempo para el próximo año, lo que dejará a millones de familias en riesgo de sufrir una espiral de hambre cada vez mayor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí