Últimas Noticias

Siria: la ONU trata de evitar a toda costa una tragedia en Idlib

Casi tres millones de personas podrían quedar atrapadas por los combates

Héctor Alonso 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, está tratando de evitar lo inevitable: una cruenta y larga batalla por la ciudad de Idlib, en Siria, donde viven más de 2,9 millones de personas y que el ejército de Siria planea reconquistar. Para la ONU la batalla por Idlib, el último gran bastión de la oposición al régimen de Al-Asad, puede convertirse en la mayor tragedia humanitaria desde que comenzara la guerra civil en Siria.

Uno de los motivos que más preocupan al secretario general de la ONU, según explicó ayer en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, es la presencia de grupos terroristas en el enclave, algo que “no se puede tolerar”, aseguró. “Sin embargo, la lucha contra el terrorismo no exime a las partes en conflicto de sus obligaciones básicas en virtud del derecho internacional”.

En su alocución Guterres hizo un llamamiento a las potencias que están involucradas en mayor o menor medida en la guerra de Siria -Irán, Rusia y Turquía- para que no escatimen esfuerzos en proteger a los civiles y pidió el respeto a los servicios básicos, como los hospitales.

Las armas químicas y su posible uso en esta batalla fue otro de los puntos a los que se refirió, dado que las partes están acusando mutuamente de su posible uso en la batalla por el control de la ciudad. “Su uso llevaría a la situación a una espiral fuera de control”.

La última esperanza para evitar el desastre sería un avance en las conversaciones de Ginebra, algo que de momento no está pasando.

En la ciudad de Idlib y su área más próxima viven más de 2.9 millones de personas, muchas de las cuales se convertirán en desplazados y el resto se quedarán atrapados entre dos fuegos. En este contexto, la situación podría empeorar por el grave déficit financiero para atender a las víctimas: no hay dinero.

En lo que va de septiembre los combates han matado a decenas de civiles y provocado el desplazamiento de más de 30.000 personas. Estas cifras dan idea de la magnitud que puede alcanzar la crisis si finalmente el ejército de Al-Asad ataca la ciudad. Según avanzan las tropas del ejército de Siria, aumentan los ataques aéreos y terrestres del área, con lanzamiento de cohetes y proyectiles de mortero, lo que está provocando la huida de la población, muchos de los cuales buscan refugio precisamente en Idlib, que prácticamente ha duplicado su población.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos, no parece que el ataque se vaya a detener, que lo ha provocado la alarma de las agencias internacionales que trabajan en la zona.

En la última semana han sido atacados cuatro hospitales al sur de Idlib, lo que es contrario al derecho internacional humanitario, aún cuando los beligerantes habían recibido las coordenadas de su situación para evitar bombardeos fortuitos. Este hecho es especialmente preocupante, porque permite augurar cómo puede desarrollarse la batalla por la ciudad.

Mientras las agencias de la ONU y sus socios se preparan para ayudar a quienes huyen de un ataque militar a gran escala, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) advirtió que se necesitan urgentemente 270 millones de dólares para ayudar a las personas más vulnerables dentro y fuera del país devastado por la guerra, especialmente los niños: de los 5,6 millones de refugiados sirios en Turquía, Líbano, Jordania, Iraq y Egipto, 2,6 millones son niños.

Las necesidades de financiación total ACNUR para la crisis en Siria ascienden a casi 2.000 millones de dólares, de los cuales sólo se ha obtenido un tercio.

Mapa de la zona donde se desarrollan los combates
Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.