No enfermar por COVID: el desafío de los sanitarios en África

Más de 10.000 trabajadores de la salud en África han sido infectados por COVID-19

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los trabajadores sanitarios en África es mantenerse libres de COVID-19. Hasta el momento más de 10.000 se han visto infectados, en un continente con más de 750.000 casos declarados y más de 15.000 muertes.

La OMS ha advertido sobre la amenaza que está suponiendo la pandemia para los profesionales de la salud, teniendo en cuenta además la escasa proporción de sanitarios respecto de la población. En algunos países se está cerca de alcanzar el límite de sus sistemas de salud. Suráfrica, por ejemplo, se encuentra ahora entre los países más afectados del mundo.

Hasta ahora, alrededor del 10 por ciento de todos los casos a nivel mundial se encuentran entre trabajadores de la salud, aunque existe una amplia gama entre países individuales. En África, la información sobre las infecciones de los trabajadores de la salud todavía es limitada, pero los datos preliminares muestran que representan más del 5 por ciento de los casos en 14 países solo en África subsahariana, y en cuatro de estos, los trabajadores de la salud representan más del 10 por ciento de todas las infecciones.

Una las causas es la escasez de equipos de protección adecuados. La enorme demanda mundial de estos equipos ha provocado desabastecimiento. También la falta de tests para localizar personas con la infección pero asintomáticas es un problema real. Muchos sanitarios se ven expuestos al contagio al tratar a estas personas cuando acuden a los centros médicos por otros problemas de salud.

La OMS ha tratado de mejorar la respuesta formando a los sanitarios: hasta ahora 50.000 han recibido formación específica para manejar los casos por COVID-19 y está previsto formar a otros 200.000 más.

La OMS también está ayudando a llenar los vacíos en el suministro de EPIs. Actualmente, 41 millones EPIs van a enviarse desde China para cubrir las necesidades de 47 países africanos.

Como resultado de los esfuerzos concertados de la OMS y sus socios, algunos países africanos han logrado reducir considerablemente las infecciones de los trabajadores de la salud. Por ejemplo, hace dos meses más del 16 por ciento de las infecciones por COVID-19 en Sierra Leona se encontraban entre trabajadores de la salud. La cifra ahora ha caído al 9 por ciento. Costa de Marfil ha reducido la proporción de infecciones entre los trabajadores de la salud del 6,1 por ciento al 1,4 por ciento. Ampliar las medidas de prevención y control de infecciones puede reducir aún más las infecciones entre los trabajadores de la salud.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito