Opinión: MSF alerta sobre la progresión de la malaria

0
Esquema de la progresión de la malaria en la República Democrática del Congo

MSF alerta sobre la progresión de la malaria

Resistencias a los antipalúdicos y elevadas tasas de infección: una potencial bomba de relojería

El miércoles 25 de abril, Día Mundial de la Malaria, muchas organizaciones del campo de la salud harán hincapié en los importantes logros que se han producido en los últimos años en la lucha contra esta enfermedad. Y aunque los avances que ha habido en materia de innovación e inversión son verdaderamente innegables, los equipos de Médicos Sin Fronteras siguen constatando día a tras día altísimas tasas de malaria en muchos de los países africanos en los que trabajamos. De hecho, no hay que olvidar que a lo largo del año pasado esta enfermedad acabó con la vida de mas de 650.000 personas en todo el mundo, lo que demuestra que estamos aún muy lejos de acabar con la seria amenaza que para muchos supone.
Esquema de la progresión de la malaria en la República Democrática del Congo
Gráfico de la progresión de la malaria en República Democrática del Congo
Médicos Sin Fronteras

 

Sólo por poner un ejemplo, en los últimos meses se han observado unas tasas de infección por encima del umbral de emergencia en varias zonas de la República Democrática del Congo (RDC), algo que podría atribuirse, al menos de manera  parcial, a un sistema de vigilancia  disfuncional, al fracaso del sistema de salud para responder a los elevados niveles de malaria, a una organización deficiente de los recursos y a una falta acuciante de pruebas diagnósticas y de medicamentos.

Igual de preocupantes son las constantes informaciones que recibimos sobre el aumento de casos de malaria resistente a los medicamentos en países como Tailandia, Myanmar y Camboya. La TCA (Terapia Combinada con Artemisinina) es actualmente el único medicamento efectivo para tratar la malaria, y en MSF la administramos cada año a más de un millón de pacientes en unos 30 países, muchos de ellos africanos. Por tanto, si este aumento de resistencias que ya estamos viendo en algunos lugares del sudeste asiático empezara a darse en los países africanos, lo que ahora mismo supone ya de por sí solo un desastroso problema de salud pública, se agravaría hasta límites insospechables, pues a día de hoy no existe un medicamento alternativo efectivo para tratar esta enfermedad.

En África se dan todos los factores de riesgo que podrían llevar al aumento de resistencias a los medicamentos, y por eso hay que poner todos los esfuerzos en eliminar estos factores o en reducir su amenaza. Uno de estos factores es el escaso acceso a los tratamientos y a la atención médica de calidad que sigue existiendo en muchos países; un problema que lleva a hacer uso de medicamentos falsos o de poca eficacia a muchas personas.

Además, en ocasiones la medicación se toma en dosis insuficientes, o el tratamiento se ve interrumpido por su elevado precio o por la falta de sensibilización sobre la importancia de completar todo su curso. Y es que a pesar de la existencia de pruebas diagnósticas rápidas baratas que pueden confirmar si el paciente tiene malaria o no en tan sólo 15 minutos, los antipalúdicos suelen recetarse y tomarse sin diagnósticos apropiados, lo que lleva a un uso excesivo e inadecuado de los mismos.

Por todo ello, en MSF creemos que es necesario que se adopten algunas medidas urgentes en la lucha contra la malaria: iniciativas más serias y rigurosas para la prevención y el tratamiento de la enfermedad, inversión en promoción de la salud, esfuerzos para mejorar la adherencia al tratamiento, o más medidas para reducir la transmisión. Los programas nacionales de lucha contra la malaria deben evaluar regularmente la eficacia de los medicamentos y estar preparados para actuar si se detecta una disminución de la eficacia. Y en lugares donde ya hay resistencias a los medicamentos o donde su eficacia es reducida, hay que aunar esfuerzos para
contener la propagación de las cepas de la malaria resistente a los medicamentos.

Sólo a través de un paquete integral para detectar, tratar, monitorear y prevenir la malaria se salvarán más vidas y se aumentarán las probabilidades de lograr evitar, o por lo menos retrasar al máximo, cualquier desarrollo de resistencias al único antipalúdico vital que existe hoy en el mundo: la TCA.

{jcomments on}

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí