Ofensiva contra los kurdos en Siria: ejecuciones sumarias y miles de desplazados

La violencia se desarrolla a ambos lados de la frontera entre Siria y Turquía

El recrudecimiento de los combates a ambos lados de la frontera entre Turquía y Siria tras la ofensiva del ejército turco contra los kurdos ha traído denuncias de ejecuciones sumarias llevadas a cabo por aliados de Turquía, de las que se han difundido imágenes. Miles de personas están siendo desplazadas de las zonas de combate y atendidos por las agencias de Naciones Unidas y las organizaciones asociadas, que han dicho que permanecerán en la zona mientras sea posible.

Jens Laerke, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), informó a los periodistas en Ginebra que describió la situación de seguridad en el noreste de Siria como «altamente volátil», con informes continuos de ataques aéreos y ataques terrestres vinculados a la incursión militar de Turquía. «Estamos recibiendo informes de muertes de civiles», añadió.

Al menos 160.000 civiles han sido desplazados desde que comenzó la ofensiva el miércoles pasado, según cifras de la ONU, con hospitales y escuelas y otras infraestructuras públicas afectadas o afectadas por los combates.

OCHA permanece en Qamishli, desde donde se está coordinando el envío de ayuda a las zonas a las que se están trasladando los desplazados. La ONU ha pedido garantías de seguridad para todos los trabajadores humanitarios.

Se estima que 130.000 personas necesitan ayuda, y de momento 83.000 personas ya la están recibiendo, sobre todo alimentos.

Víctimas: civiles y periodistas

Aunque el número de civiles no está claro, dada la dificultad de verificar la información en una zona de conflicto, UNICEF ha confirmado la muerte «de al menos cuatro niños y otros nueve heridos en el noreste de Siria. Siete menores más han resultado heridos en Turquía.

El pasado domingo, durante un ataque aéreo turco contra un convoy en la carretera de Tel-Tamor a Ras al-Ain, murieron cuatro civiles, incluidos dos periodistas, según investiga la Oficina de Derechos Humanos de la la ONU.

En Turquía, las autoridades informaron que 18 civiles, incluido un bebé de nueve meses, han muerto desde la semana pasada por morteros disparados desde el lado sirio de la frontera y por disparos de francotiradores, en ataques atribuidos a los kurdos.

Ejecuciones sumarias

También se han difundido escenas de lo que parecen ser ejecuciones en una carretera llevadas a cabo por fuerzas vinculadas al ejército turco. Se trata de al menos dos vídeos que muestran ejecuciones llevadas a cabo por el grupo armado Ahrar Al-Sharqiya, aliado de Turquía, el pasado 12 de octubre.

Uno de los videos, que han sido ampliamente compartidos en las redes sociales, parece mostrar a los combatientes capturando y ejecutando a tres cautivos kurdos en la carretera Al-Hassakeh – Manbij. Solo uno de los cautivos parecía estar usando uniforme militar.

La oficina de derechos humanos de la ONU también recibió informes que indican que una conocida política kurda, Hevrin Khalaf, también fue ejecutada en la misma carretera, supuestamente también por combatientes de Ahrar al-Sharqiya.

Según el derecho internacional, las ejecuciones sumarias pueden constituir crímenes de guerra.

Alrededor de 70.000 niños desplazados

Al menos 17.,000 niños podrían necesitar asistencia humanitaria como resultado de la violencia, según UNICEF. Desde la semana pasada 70.000 niños han sido desplazados de sus hogares. La mayoría ha buscado refugio con familiares, amigos y comunidades de acogida, pero también hay 33 refugios colectivos «en su mayoría escuelas y edificios sin terminar» en las ciudades de Al Hasakeh, Raqqa y Tal Tamer, donde se alojan 3.400 personas que no permanecen mucho tiempo.

La OMS envia suministros médicos

Debido al impacto en unos servicios de salud ya debilitados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) envió el martes 40 toneladas de suministros médicos a Qamishli para complementar las casi 15 toneladas de ayuda vital que llegaron a la ciudad.

En el noreste del país el hospital nacional de Ras Al-Ain está actualmente fuera de servicio y el hospital nacional y dos centros de salud en Tel Abyad tampoco funcionan.

En el campamento de Al-Hol, donde se alojan alrededor de 64.000 niños y mujeres, algunos con vínculos con combatientes kurdos, los servicios médicos de campaña han sido reducidos por la dificultad de acceso del personal de salud por culpa de los combates.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.