Últimas Noticias

Más de 10,3 millones de norcoreanos sufren inseguridad alimentaria y desnutrició

Los datos indican que el 41 por ciento de la población sufre inseguridad alimentaria y desnutrición

Según un informe publicado por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (UNOCHA), en el que se analizan y describen las necesidades y prioridades de la República Popular Democrática de Corea (Necesidades y prioridades de la República Democrática de Corea – Marzo de 2018), en ese país más de 10,3 millones de personas (el 41 por ciento de la población) continúan sufriendo inseguridad alimentaria y desnutrición, así como la falta de acceso a los servicios básicos. Los riesgos naturales recurrentes, en particular las sequías prolongadas, salpicadas por inundaciones casi anuales, exacerban y crean nuevas necesidades humanitarias. Como resultado, las personas tienen necesidades cruciales y no satisfechas de alimentos, nutrición, salud, agua, saneamiento e higiene.

Inseguridad alimentaria crónica

La inseguridad alimentaria crónica, la desnutrición en la primera infancia y la inseguridad nutricional están muy extendidas en la RPDC. Según el Índice Global del Hambre 2017 (Global Hunger Index, GHI), que mide y rastrea el hambre en todo el mundo,  este país tiene una puntuación de 28,2, que se clasifica como ‘serio’. Alrededor de 10,3 millones de personas, o el 41% de la población total, están desnutridas.

Existen muchas razones complejas y entrelazadas para las altas tasas de desnutrición en Corea del Norte. Esto incluye el terreno montañoso, con solo el 17 por ciento de la tierra apropiada para el cultivo, el uso de métodos tradicionales agrícolas, y la falta de acceso a semillas de calidad, fertilizantes y equipos. Además, los cambios en los patrones climáticos han dejado a la RPDC vulnerable a las sequías y las inundaciones, que a menudo resultan en reducciones en la producción agrícola.

En 2017, un período de sequía acentuó los cultivos de principios de la temporada y limitó la siembra y el crecimiento inicial de los cultivos de la temporada principal. A pesar de estos esfuerzos, la producción total de alimentos (en equivalente de cereales) en 2017 descendió en un 7,42 por ciento respecto del año anterior. 

La desnutrición es en todo el país

El período desde los tres meses antes del embarazo hasta el desarrollo de un feto y hasta el final del segundo año de la vida de un bebé es crítico para la supervivencia de un niño y sienta las bases para un desarrollo humano a más largo plazo. El estado nutricional y de salud de las mujeres antes y durante el embarazo, y durante la lactancia, afecta el crecimiento y desarrollo de los embriones y los bebés, lo que afecta el peso corporal del bebé y el desarrollo físico y cognitivo más adelante en la vida. La nutrición y la atención médica adecuadas para la madre y el niño desde la concepción hasta el segundo cumpleaños del niño reducen significativamente el riesgo de mortalidad y producen beneficios de por vida para los bebés, como un crecimiento saludable y desarrollo cerebral y un mejor rendimiento educativo. 

Por el contrario, el impacto de una nutrición subóptima durante esta “ventana de oportunidad de 1.000 días” en la vida a menudo es irreversible.

La calidad de la dieta de muchas personas en Corea del Norte es pobre, con un consumo limitado de alimentos ricos en proteínas, grasas y micronutrientes. Esto da como resultado problemas relacionados con la desnutrición, incluidos problemas de desarrollo físico y cognitivo. 

Las causas inmediatas de la desnutrición (retraso del crecimiento y emaciación) entre los niños menores de 5 años están directamente relacionadas con la inseguridad alimentaria, las prácticas de alimentación subóptimas y la falta de servicios de salud de calidad.

Según la última Encuesta Nacional de Nutrición, realizada en 2012, la prevalencia de desnutrición crónica (retraso en el crecimiento) entre los niños menores de 5 años fue del 27,9% y la prevalencia de desnutrición aguda (emaciación) fue del 4%. Estas proporciones se pueden traducir en un número anual de 60.000 niños afectados por desnutrición aguda severa (SAM) y 180.000 niños afectados por desnutrición aguda moderada (MAM) que necesitan tratamiento que les salve la vida. A raíz de una solicitud del Gobierno, UNICEF en colaboración con el Ministerio de Salud Pública amplió la cobertura del programa de Gestión comunitaria de la malnutrición aguda (CMAM) en 2016-17.

Las observaciones de campo de UNICEF y los datos del gobierno durante este tiempo muestran que con una cobertura más amplia ha habido un aumento en la demanda de tratamiento para niños afectados por SAM.

Además, el 23,3% de las mujeres en edad reproductiva también estaban desnutridas. Las deficiencias de micronutrientes, particularmente en hierro, zinc, vitamina A y yodo, son comunes. En un informe del Ministerio de Salud Pública de 2014 se observó que el 31,2% de las mujeres embarazadas son anémicas y la prevalencia de bajo peso al nacer era del 5%. Además de la falta de acceso a alimentos diversos y suficientes, la desnutrición se ve agravada por la falta de servicios adecuados de salud y agua, saneamiento e higiene. A nivel mundial, se estima que entre el 40% y el 60% de la desnutrición infantil se atribuye a las malas condiciones del agua, el saneamiento y la higiene debido a episodios repetidos de diarrea, infección por gusanos y condiciones de vida poco higiénicas.

Descargar el informe completo (PDF)

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.