La sequía y la violencia se alían para poner en peligro a más de 8 millones de personas

Somalia y Sudán del Sur sufren los efectos de la sequía y la violencia que han puesto a 8,7 millones de personas en situación de grave inseguridad alimentaria

Héctor Alonso

Más de 8,7 millones de personas están al borde de la hambruna -ahora están en grave inseguridad alimentaria, el escalón previo- en Somalia y Sudán del Sur, dos países en los que la sequía y los conflictos armados se han aliado y amenazan con provocar un desastre humanitario.

La situación es tan grave que el Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés) ha hecho un llamamiento para intervenir en apoyo de la población y evitar la hambruna. La sequía durante la que tenía que haber sido temporada de lluvias largas en Somalia y los enfrentamientos armados en Sudán del Sur, han provocado desplazamientos masivos de población, dando lugar además una crisis agrícola al abandonarse las tierras de cultivo, lo que ha hecho aumentar los precios por la escasez de los alimentos.

Después de más de cinco años de conflicto, Sudán del Sur sigue siendo uno de los países con mayor inseguridad alimentaria del mundo. Casi siete millones de personas padecen inseguridad alimentaria severa, la más alta en la historia del país, y 21.000 personas viven en condiciones de hambruna.

En Somalia 1,7 millones de personas enfrentan una inseguridad alimentaria aguda, más del doble de la registrada en 2017. Se espera que la cifra aumente hasta 2,2 millones de personas en septiembre. A pesar de estos datos la asistencia alimentaria está disminuyendo en lugar de aumentar. Entre enero y mayo ha caído en un 47 por ciento en comparación con la ayuda proporcionada en el período anterior.

Niños, los más afectados

La inseguridad alimentaria afecta más a los niños. Se espera que 860.000 niños en Sudán del Sur y casi 1 millón en Somalia sufran de desnutrición aguda este año y la mayoría no tendrán acceso a tratamiento, al igual que el 80 por ciento de niños en todo el mundo en esta situación.

Para abordar esta falta de tratamiento, el IRC ha desarrollado un nuevo enfoque simplificado para la desnutrición que trata la desnutrición aguda moderada y grave con un solo producto terapéutico, lo que podría salvar millones de vidas si se extiende.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.