Últimas Noticias

La rotura de la presa de Laos golpea a las comunidades desalojadas para su construcción

El colapso de la presa golpea a las comunidades que ya perdieron sus hogares y sus medios de subsistencia

Laos ha apostado por un ambicioso programa de construcción de presas hidroeléctricas para convertirse en la “batería de Asia”

Al menos 19 muertos y más de 3.000 personas rescatadas es el balance provisional de las consecuencias provocadas por la rotura de una presa en Laos, un país que había iniciado un ambicioso programa de construcción de obras hidroeléctricas. A través de la generación de electricidad Laos pretende atraer inversiones al país.

Tras la rotura de la presa, que ha afectado sobre todo a las comunidades desplazadas y reubicadas durante su construcción, que ya habían perdido sus hogares y medios de subsistencia, las organizaciones activistas han pedido la revisión de los proyectos en marcha.

Más de 3.000 personas necesitan ser rescatadas en aislada región del sur del país, donde al menos siete pueblos quedaron sumergidos por el agua y el barro tras el desastre del pasado lunes.

Mientras los equipos de rescate intentaban llegar a los afectados en la provincia de Attapeu, los analistas y activistas pidieron un mayor control y responsabilidad de los muchos proyectos hidroeléctricos que se planifican en uno de los países más pobres del mundo.

“Muchas de las personas afectadas por el colapso de la represa ya habían sido desplazadas o habían sufrido pérdidas de medios de subsistencia y otros impactos debido a la construcción de la presa”, dijo Maureen Harris en el grupo de defensa International Rivers.

“Esta tragedia ha agravado su sufrimiento y resalta los riesgos de seguridad, además de las preocupaciones sobre los impactos sociales y ambientales”, dijo el miércoles.

La presa que se derrumbó es parte del proyecto hidroeléctrico Xe-Pian Xe-Namnoy.

Más de 2.300 personas fueron reubicadas para dar paso a su embalse, y otras 8.700 se vieron afectadas al perder sus tierras.

Actualmente Laos tiene el plan de construir más de una docena de presas financiadas por capital extranjero, principalmente de China, Corea del Sur y Tailandia, que recibirían parte de la electricidad generada.

Para muchos analistas, Laos recibe el impacto de las obras y sus consecuencias, mientras que los países vecinos, mucho más desarrollados reciben a cambio electricidad barata.

Los grupos ecologistas también se han mostrado contrarios a la forma acelerada de construir las presas sin los controles necesarios, y sin evaluar las consecuencias medioambientales. Naciones Unidas también ha coincidido en este análisis.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.