Migrantes rescatados en el Mediterráneo

La ONU pide a la UE que ponga fin a las muertes en el Mediterráneo

  • En lo que va de año han muerto más de 1.700 personas ahogadas
  • Una persona de cada ocho muere tratando de cruzar el Mediterráneo

Con motivo de la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea las dos agencias de la ONU que trabajan con refugiados -ACNUR y la Organización Internacional de las Migraciones- han pedido a los líderes europeos que tomen medidas urgentes para poner fin a las muertes de migrantes y refugiados en el Mediterráneo, que este año ha alcanzado su cotas máximas.

En su petición las dos organizaciones han destacado que el discurso político sobre refugiados y migrantes se ha vuelto muy polémico en algunos países, donde se está utilizando como arma electoral, y recuerda que a pesar del rechazo creciente fomentado por algunos partidos, las llegadas a Europa están disminuyendo. Sin embargo el temor a las reacciones de algunos sectores de los ciudadanos están entorpeciendo algo que es necesario: la toma de decisiones para poner fin a la tragedia que supone que personas mueran ahogadas tratando de llegar a Europa.

“El tono actual del debate político, pintar una imagen de Europa en estado de sitio, no solo es inútil sino que no tiene nada que ver con la realidad”, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi. “El número de llegadas está disminuyendo, pero la tasa de pérdida de vidas está aumentando. No podemos olvidar que estamos hablando de vidas humanas. El debate es bienvenido, lo que no puede ser es que los refugiados y los migrantes se conviertan en chivos expiatorios para obtener ganancias políticas”.

“La migración irregular peligrosa no interesa a nadie. Juntos debemos invertir más en la migración regular, en mejorar la movilidad y en la integración para fomentar el crecimiento y el desarrollo que beneficie a ambos lados del Mediterráneo “, dijo el Director General de la OIM, Antonio Vitorino.

Con más de 1.700 vidas perdidas desde comienzos de 2018, la tasa de ahogamiento de las personas al intentar cruzar el Mediterráneo ha aumentado considerablemente este año. En septiembre murió una persona por cada ocho que lograron cruzar el Mediterráneo, en gran parte debido a la disminución de las tareas de búsqueda y rescate.

Además de la necesidad de mejorar la capacidad de búsqueda y rescate, ACNUR y la OIM han propuesto un acuerdo regional viable que haría que el desembarque y el procesamiento sean predecibles y rápidos. Por ello piden a los líderes europeos que busquen soluciones prácticas con urgencia y que las responsabilidades frente a este fenómeno se compartan.

También pidieron un mayor y más efectivo apoyo de los líderes de la UE para desarrollar soluciones estructurales a largo plazo, que fomenten las condiciones en los países de origen y tránsito para que las personas vivan con dignidad.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.