Últimas Noticias

La Amazonia brasileña registra la mayor deforestación de la última década

La mayoría de la tierra deforestada se encuentra en las reservas indígenas y los ambientalistas culpan al gobierno de Bolsonaro

Según un estudio recién publicado por la organización medioambiental brasileña ISA, la Amazonia ha sufrido en el último año la mayor deforestación registrada en los últimos once años. Las empresas agrícolas, la tala ilegal de árboles para obtener madera y la minería ilegal son las actividades que han arrasado 42.600 hectáreas entre agosto de 2018 y julio de 2019.

La mayor parte de las tierras deforestadas estaban situadas en reservas indígenas. Los datos han sido obtenidos gracias a imágenes de satélites y suponen un récord desde 2008, cuando se empezaron a registrar estos datos. Las tierras indígenas están protegidas por ley, por lo que es especialmente preocupante que aumente la deforestación en esas áreas.

Las invasiones de tierras tribales, precedidas de incendios provocados, han aumentado desde el año pasado, lo que ha provocado enfrentamientos con los pueblos indígena. Los incendios sirven para obtener madera y para ganar terreno de pasto para el ganado. Las organizaciones ambientalistas culpan al presidente Jair Bolsonaro por abogar por el desarrollo de la Amazonía.

La deforestación en áreas indígenas había estado disminuyendo constantemente desde 2008, alcanzando la cifra mínima de 5.000 hectáreas en 2014, pero después ha ido aumentado rápidamente. En 2017 se deforestaron 11.000 hectáreas, y al año siguiente la superficie arrasada se duplicó, hasta llegar a las¡ casi 25.000 hectáreas. En 2019 se ha producido un incremento de un 174 por ciento respecto de la media registrada en los últimos diez años.

La organización autora del estudio, ISA, ha señalado que la gran mayoría de las 424 reservas estudiadas han perdido algo menos del 10% de sus bosques originales, pero el 20% ha perdido casi la mitad de su cubierta forestal y el 5% prácticamente no tiene árboles.

La peor deforestación reciente se detectó en la reserva Ituna-Itatá al sur de Altamira en el estado de Pará, seguida de la reserva Apyterewa en São Felix do Xingu, donde el gobierno tuvo que enviar tropas este año para eliminar a los invasores.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.