Últimas Noticias
Niños refugiados reciben apoyo de voluntarios

Grecia está negando la educación de los niños solicitantes de asilo

Grecia niega a miles de niños solicitantes de asilo su derecho a una educación debido a una política migratoria respaldada por la Unión Europea que los atrapa en las islas del mar Egeo, según denunció la organización Human Rights Watch en el informe “Sin educación pierden su futuro”.

El informe de 51 páginas, titulado “Sin educación pierden su futuro”: negación de educación a niños solicitantes de asilo en las islas griegas” denuncia que menos del 15 por ciento de más de 3.000 niños solicitantes de asilo en edad escolar en las islas está inscrito en una escuela pública, y que en los campamentos administrados por el gobierno en las islas, solo alrededor de 100 niños, todos ellos en edad preescolar, tenían acceso a la educación formal.

A los niños solicitantes de asilo en las islas se les niegan las oportunidades educativas que tendrían en el continente. A la mayoría de los que pudieron ir a la escuela se les permitió abandonar los campamentos administrados por el gobierno y acceder a viviendas administradas por autoridades locales y voluntarios.

“Grecia debería abandonar su política de confinar a niños solicitantes de asilo y sus familias a las islas, ya que durante dos años el gobierno ha demostrado ser incapaz de escolarizar a estos niños”, dijo Bill Van Esveld, investigador principal de derechos infantiles de Human Rights Watch. “Dejar tirados a niños en islas donde no pueden ir a la escuela los perjudica y viola las leyes de Grecia”.

Human Rights Watch entrevistó a 107 niños solicitantes de asilo y migrantes en edad escolar en las islas y a funcionarios del Ministerio de Educación, personal de la ONU y grupos de ayuda locales, y revisó la legislación.

El gobierno de Grecia tiene una política respaldada por la UE de mantener en las islas a los solicitantes de asilo que llegan por mar desde Turquía  hasta que se resuelvan sus solicitudes de asilo. El gobierno sostiene que esto es necesario en virtud del acuerdo de migración UE-Turquía de marzo de 2016. Se supone que el proceso será rápido y  que los miembros de grupos vulnerables están exentos. Pero Human Rights Watch entrevistó a familias que habían estado atrapadas por hasta 11 meses en los campamentos, a menudo debido a largas esperas para entrevistas de asilo o porque estaban apelando su rechazo.

Si bien el gobierno ha transferido a más de 10.000 solicitantes de asilo a la parte continental desde noviembre, se niega a poner fin a la política de contención. El máximo tribunal de Grecia anuló la política para los recién llegados en abril de 2018. En lugar de implementar el fallo, el gobierno emitió una decisión administrativa y adoptó una nueva ley.

Conforme a la ley griega, la educación es gratuita y obligatoria para los niños de 5 a 15 años, incluidos los niños que solicitan asilo. El derecho internacional garantiza a todos los niños el mismo derecho a la educación primaria y secundaria, libre de discriminación. Los niños en los campos de Grecia continental, que no están sujetos a la política de contención, han podido inscribirse en la educación formal.

Según la agencia humanitaria de la Comisión Europea, ECHO, “la educación es crucial” para las niñas y los niños afectados por las crisis, puede “restaurar su sentido de normalidad y seguridad”, proporcionar importantes habilidades para la vida y es una de las mejores inversiones en “su futuro a largo plazo, y en la paz, la estabilidad y el crecimiento económico de sus países”.

Una niña de 12 años de Afganistán que había estado en un campamento administrado por el gobierno en las islas durante seis meses dijo que estudió durante siete años antes de huir del conflicto y quería volver a la escuela. “Si no estudiamos, no tendremos futuro, y no tendremos éxito, porque no tendremos educación y no podemos hablar otros idiomas”, dijo.

Varios grupos no gubernamentales brindan educación no formal a los niños solicitantes de asilo en las islas, pero el personal dijo que esto no sustituye a la educación formal. Una de esas escuelas tiene un uso a tiempo parcial de un único contenedor prefabricado en el campamento Moria, en Lesbos, administrado por el gobierno, lo que significa que los niños pueden recibir solo 1,5 horas de instrucción por día. “Hacen su mejor esfuerzo y estamos agradecidos por ello, pero no es una verdadera escuela”, dijo un padre.

Otros proporcionan transporte a escuelas fuera del sitio, pero no pueden atender a niños demasiado pequeños para viajar solos. Algunos estudiantes que viven fuera de los campamentos administrados por el gobierno reciben educación no formal y también fueron apoyados por voluntarios o grupos no gubernamentales para inscribirse en la escuela pública.

Los padres y maestros dijeron que la rutina de poder asistir a la escuela podría ayudar a los niños solicitantes de asilo a recuperarse de experiencias traumáticas en sus países de origen y durante su vuelo. Pero la falta de acceso a la escuela, combinada con las brechas en el apoyo de salud mental, exacerba el estrés y la ansiedad que provienen de estar atrapados durante meses en los campamentos inseguros y superpoblados.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.