Entrevista a Mark Bowden, OCHA

0
137
Mark Bowden, coordinador de OCHA para Somalia

Entrevista: Mark Bowden, coordinador de Asistencia Humanitaria de OCHA para Somalia
Tres años después de que Mark Bowden llegara por primera vez en Somalia, éste país se encuentra inmerso en la crisis humana más grave de las que jalonan el mundo. El pasado 20 de julio se declaró una situación de hambruna en el sur del país, pero la situación sigue deteriorándose.   Decenas de miles de personas han muerto, millones de niños están desnutridos, y 750, 000 personas de riesgo de muerte en los próximos meses. En todo el país, cuatro millones de personas necesitan ayuda urgente.

El empobrecimiento de las condiciones de seguridad está provocando que las ONG no puedan acceder a las poblaciones más vulnerables. Además, la llegada de las lluvias añade una dificultad más.  A pesar de estos desafíos, las agencias de ayuda han aumentado sus actividades. Alrededor de 2,2 millones de personas han recibido asistencia alimentaria, frente a los 1,3 millones de persona que fueron atendidas en agosto.

Mark Bowden, coordinador de OCHA para Somalia
Mark Bowden, coordinador de OCHA para Somalia

 

P: ¿Cuál es la actual situación humanitaria en Somalia?

R: Somalia está pasando por su período más crítico en muchos años. Se enfrenta a la hambruna en grandes partes del país, y la escasez de alimentos muy grave en otras partes. Muchos desplazados internos han llegado a Mogadiscio, sobrecargando todos los sistemas. En las zonas de hambruna estamos trabajando en una carrera contra el tiempo para asistir, especialmente con alimentos, a personas en situación de grave crisis.

P:¿Qué se ha logrado 100 días después de la declaración de la hambruna?

R: Bastantes cosas. Tras un comienzo lento, ha habido un aumento constante del suministro de alimentos en las áreas de hambruna. Ahora estamos estudiando otras fórmulas, como los sistemas de cupones de alimentos y sistemas de dinero en efectivo, que estamos empezando a poner en práctica. Tenemos esperanza de que ya este mes veamos un incremento aún mayor en el nivel de asistencia.

P: ¿Cómo está afectando el conflicto a las operaciones humanitarias?

R: El conflicto siempre afecta a las personas. La población civil de Somalia han llevado la peor parte del conflicto y eso es un problema claro. También supone más dificultades para el trabajo de las organizaciones humanitarias. Hay más restricciones a sus movimientos. Cuanto más prolongado el conflicto, peor será el impacto.

P: ¿Qué impacto tienen las recientes actividades militares kenianas sobre la situación?

R: Cualquier aumento de la actividad militar es muy preocupante. Las operaciones militares pueden afectar la producción agrícola, y también tendrá un impacto en las operaciones transfronterizas. Si se trata de una operación prolongada, podrá a tener un gran impacto en la capacidad de distribuir alimentos a las personas más afectadas por el hambre.

P: Ha empezado la estación de las lluvias. ¿Es esto algo bueno?

R: La temporada de lluvias es importante por varias razones. Esto significa que se debe conseguir una cosecha en enero, lo que tendrá mucha importancia. Uno de los principales retos es conseguir suministrar semillas en las principales zonas productoras, que ya se está haciendo, y después, garantizar que los campesinos puedan ir a sembrar. Sin embargo, las lluvias también pueden significar enfermedades, como la malaria. En la crisis de 1992 fue una de las causas principales de muerte.

P: El aumento de los fondos internacionales destinados a esta crisis ¿supone un mayor compromiso internacional?

R: Sí, creo que ha habido una importante respuesta internacional. En muchos lugares la situación de la población somalí ha capturado la atención de la opinión pública. En el Reino Unido, de donde yo vengo, se ha producido uno de los mayores llamamientos para el Cuerno de África que ha habido nunca. La gente está entendiendo que, incluso en tiempos de recesión económica, hay que ayudar a los que sufren. Además hay países donantes nuevos.  Nuestro trabajo ahora es asegurar a la gente que la ayuda está llegando.

P: En una entrevista hace tres años describió la situación humanitaria en Somalia como la crisis más compleja del mundo. ¿Cómo la describiría ahora?

R: Es igual de compleja, pero más profunda aún. Ahora no sólo tenemos una de las crisis más complejas del mundo, tenemos probablemente la crisis más profunda y más aguda en el mundo.

P: ¿Cómo evitar la falta de acceso a las poblaciones que lo necesitan?

R: A veces es necesario encontrar nuevos agentes. Me refiero no sólo a las organizaciones de ayuda, sino al sector privado. A veces pueden llegar a lugares a los que nosotros no tenemos acceso.

Traducido por ActualidadHumanitaria.com
{jcomments on}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here