Últimas Noticias

El turismo sexual cambia de perfil: la tecnología y los viajes baratos facilitan los abusos

El abaratamiento de los viajes e internet hacen que aumenten los abusos contra niños y niñas, según los expertos reunidos en la Cumbre sobre Protección de Menores 

Thomson Reuters Foundation

La nueva era de la tecnología digital y el abaratamiento de los viajes hacen que los menores de todo el mundo sean más propensos a ser víctimas de los residentes de su propio país que los turistas extranjeros que buscan sexo ilícito, dijeron el miércoles expertos en la lucha contra la trata.

La imagen típica de un depredador sexual ya no es un hombre blanco rico de mediana edad de un país occidental, sino viajeros de negocios, trabajadores migratorios y turistas locales en su propio país o región, según los expertos reunidos en la Cumbre Internacional sobre Protección de Menores en Viajes y Turismo en Bogotá.

A nivel mundial, se estima que 1,2 millones de niños son víctimas del tráfico sexual y laboral, según la Organización Internacional del Trabajo.

El turismo sexual infantil se ha visto impulsado por los viajes baratos, Internet y la tecnología móvil, como las aplicaciones de mensajería que les dan a los depredadores formas de encontrar niños vulnerables y compartir pornografía mientras permanecen en el anonimato.

“El monstruo no es el mismo que se conocía hace unos años. El perfil ha cambiado tanto que tenemos que estar mucho más alerta”, dijo Sandra Howard, viceministra de turismo de Colombia.

A medida que el turismo crece, también lo hace el riesgo y la vulnerabilidad de los niños a los depredadores sexuales, dijo a la Fundación Thomson Reuters.

“Algunos delincuentes son internacionales, pero la mayoría son viajeros regionales y nacionales”, dijo Dorothy Rozga, directora del grupo contra el tráfico de niños ECPAT International.

En lugar de ser pedófilos convictos, aquellos que explotan sexualmente a niños tienen más probabilidades de ser oportunistas que creen que saldrán impunes del crimen, dijo ECPAT en un informe de 2016.

Los delitos sexuales contra los niños se alimentan de una sensación de impunidad y tolerancia social que resulta en bajas tasas de condenas, dijo Najat Maalla M’jid, quien preside un grupo de trabajo global para poner fin a la explotación sexual de niños en viajes y turismo. “La tolerancia ha ido aumentando progresivamente”, afirmó.

Otro experto de Naciones Unidas alertó sobre el hecho de que este tipo de comportamiento se vea normal: los residentes locales familiarizados con los sitios de turismo sexual, desde los recepcionistas hasta los conductores de autobuses y taxis, pueden ayudar informando, dijo Karen Abudinen, directora de la agencia colombiana de protección a la infancia (ICBF). Las personas que hacen la vista gorda sobre abusos a niños son “cómplices”, dijo.

En los últimos dos años, el ICBF ha ayudado a 662 niños, en su mayoría niñas, que fueron víctimas de la explotación sexual comercial en Colombia.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.