Últimas Noticias

COVID-19: primer caso en el noreste de Siria

Las duras condiciones de vida de los desplazados por la guerra en esa región podría ser una bomba de relojería

Ya se ha confirmado el primer caso de COVID-19 en el noroeste de Siria, la región que aún resiste al empuje del Ejército de Siria y donde se han refugiado los rebeldes y decenas de miles de personas en los últimos meses.

Las condiciones en las que viven los habitantes de esa región y las decenas de miles de desplazados son extremadamente precarias y con escasos recursos e infraestructuras sanitarias. Por ejemplo, no llegan a 30 las camas de cuidados intensivos y solo hay diez respiradores para adultos y uno pediátrico.

Tampoco hay suministro de agua corriente accesible a todo el mundo, sobre todo en los campamentos de refugiados, lo que impide mantener la limpieza de manos y tampoco es posible observar el distanciamiento social, dado el hacinamiento de los desplazados, muchos viviendo en edificios abandonados o escuelas.

A esta situación hay que sumar que los niños padecen desnutrición crónica, según han alertado las organizaciones que trabajan en la zona, y que muchos no han sido vacunados en los últimos años.

Por estas razones las organizaciones piden que se garantice el acceso total a las comunidades de desplazados para tratar de minimizar en lo posible el impacto del coronavirus, proporcionar información sobre cómo protegerse, así como medios para hacerlo, como jabón y otros artículos de higiene personal.

“Las familias en el noreste de Siria ya han vivido horrores inimaginables: debemos actuar ahora para darles la mejor oportunidad de combatir el coronavirus», ha pedido Sonia Khush, directora de respuesta de Save the Children en Siria.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito