COVID-19: los expertos reconocen que el 25% de la población mundial no podrá ser vacunada hasta 2022

0
162

Los países ricos han reservado el 49 por ciento de la producción de vacunas, con solo el 15 por ciento de la población

Héctor Alonso

Tal y como publicamos hace unos días, los expertos reconocen que no toda la población mundial podrá ser vacunada contra el COVID-19. Así se ha reconocido en el British Medical (BMJ) Journal, que pone la fecha de acceso universal a la vacuna en 2022. Según las cifras publicadas en BMJ los países ricos -menos del 15 por ciento de la población mundial- han reservado ya el 51 por ciento de la producción de las vacunas más prometedoras.

Los países con ingresos medios y bajos, que agrupan a más del 85 por ciento de la población mundial, tendrán que compartir el 49 por ciento restante. Este hecho pone en peligro los avances logrados con la vacunación, ya que se tardará más de un año en inmunizar a toda la población.

Hasta el 15 de noviembre los países ricos habían reservado casi 7.500 millones de dosis de vacunas de 13 fabricantes. Solo Japón, Australia y Canadá se han reservado más de mil millones de dosis, aunque solo representan el uno por ciento de los casos totales de COVID-19.

En el mejor de los casos, y con los fabricantes trabajando al máximo, el 25 por ciento de la población mundial no recibirá la vacuna hasta dentro de un año o más.

Una de las soluciones, propugnada por la coalición People’s Vaccine Alliance, formada por Oxfam, Amnistía Internacional y Global Justice Now, es que las compañías farmacéuticas compartan su tecnología y la propiedad intelectual a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que las vacunas puedan ser fabricadas en otros países.

La OMS creo el pasado mes de abril COVAX, una alianza para agrupar países compradores, financiada por países donantes y organizaciones sin ánimo de lucro, pero hasta ahora solo se han asegurado de 500 millones de dosis, muy por debajo de las 2.000 millones de dosis que se habían marcado como objetivo para finales de 2021. Con COVAX se pretendía acelerar la producción de vacunas y distribuirlas equitativamente por todos los países. Hasta el momento solo ha obtenido la mitad de la financiación necesaria. Dos de los países clave, Estados Unidos y Rusia, no han querido formar parte de COVAX.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here