Últimas Noticias

Campamentos rohingya: el monzón provoca inundaciones y deslizamientos de tierra

Más de 3.300 refugios dañados y casi 30.000 refugiados afectados

La llegada de ciclones empeoraría la situación

Las intensas y persistentes lluvias que ha traído el monzón están provocando grandes daños en los campos de refugiados rohingya en Cox´s Bazar, al sur de Bangladesh, donde viven más de 900.000 refugiados rohingya procedentes de Myanmar, la antigua Birmania. 

Hasta el momento, según ha informado Oxfam, las lluvias han provocado más de 130 deslizamientos de tierra y dañado 3.300 refugios, afectando a cerca de 28.000 refugiados. 

A pesar de que se comenzó a trabajar hace meses ante la llegada del monzón, más de la mitad de los refugiados no estaban preparados para los efectos del monzón ni para las enfermedades que suelen acompañar la temporada de lluvias. 

Decenas de miles de rohingya viven en refugios precarios levantados en colinas de barro deforestadas, que empiezan a derrumbarse por culpa de las lluvias. Las organizaciones humanitarias están trabajando contrareloj para reubicar a la mayor cantidad de refugiados en áreas más seguras, aunque la disponibilidad de terrenos es limitada. Además de las intensas lluvias, es también la temporada de ciclones, otro riesgo añadido.

Dado que no hay terrenos seguros para todos, las ONG están formando a los refugiados en zonas de riesgo sobre cómo actuar en caso de emergencia. El mayor riesgo lo corren las mujeres, que suelen permanecer confinadas en sus refugios.

Oxfam encuestó a los residentes de los campos de refugiados en Bangladesh y descubrió que el 59% de las mujeres y el 53% de los hombres no saben cómo garantizar la seguridad de sus familias durante y después de un desastre.

Solo alrededor del 25 por ciento sabe dónde está el refugio más cercano en caso de una advertencia de ciclón, y dos tercios de las mujeres desconocen su ubicación. Entre los hombres, el 38% de los hombres no conocen el paradero de un refugio y el 34% cree que no hay refugio.

Desde agosto pasado, se ha creado desde cero un campamento del tamaño de una ciudad pequeña, y la escala de la crisis ha significado que los recursos se hayan centrado principalmente en los esfuerzos cotidianos necesarios para abastecer a casi un millón de personas con alimentos, agua, refugio y otros bienes de primera necesidad.

Un total de 200.000 de más de 900.000 refugiados están categorizados como en riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra, con alrededor de 24.000 en alto riesgo. Hasta el momento, casi 25.000 refugiados han sido reubicados en terrenos recién preparados y aplanados que deberían estar a salvo de deslizamientos de tierra e inundaciones. Oxfam ha trabajado en instalaciones de agua y saneamiento en estas nuevas áreas para alrededor de 1.500 personas.

Naciones Unidas está construyendo un “mega-campamento” en Ukhia con el apoyo de varias organizaciones, que tendrá agua potable, letrinas más seguras y planta de tratamiento de aguas. 

Imprimir

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.