Últimas Noticias

Cada día nacen más de 60 bebés en los campamentos de refugiados Rohingya

No se sabe cuántos de estos niños han nacido tras un episodio de violencia sexual

Las condiciones para las mujeres embarazadas en los campamentos son nefastas, especialmente para las que han sido víctimas de violencia sexual

Más de 16.000 bebés han nacido en campos de refugiados y asentamientos informales en Cox’s Bazar (Bangladesh), donde viven más de 800.000 refugiados rohingya, desde que hace nueve meses los miembros de esta etnia se vieran obligados a abandonar Myanmar.

“Alrededor de 60 bebés cada día toman su primer aliento en condiciones espantosas, lejos de su hogar, con madres que han sobrevivido al desplazamiento, la violencia, el trauma y, a veces, la violación”, según ha explicado Edouard Beigbeder, Representante de UNICEF en Bangladesh.

Junto con las denuncias por oleadas de violencia y asesinatos contra los miembros de esta etnia en el estado de Rakhine (Myanmar) los informes registraron denuncias por violaciones y violencia sexual contra mujeres y niñas.

Las mujeres y las niñas que sufrieron violencia sexual se encuentran entre los más vulnerables y marginados de los más de 800.000 refugiados rohingya en Cox’s Bazar, y requieren apoyo especializado que no reciben por temor a ser estigmatizadas. Para UNICEF es imposible saber cuántos niños han nacido como resultado de la violencia sexual.

De todos los bebés nacidos en los campamentos desde septiembre, alrededor de 3.000 – o 1 de cada 5 – lo hicieron en centros de salud. Las estimaciones sugieren que sólo el 18% de las madres dan a luz en los centros de salud.

UNICEF, junto con las ONG con las que colabora, brinda atención prenatal y postnatal a las madres y sus bebés. Se ha movilizado a casi 250 voluntarios de la comunidad para asegurarse de que cada vez más mujeres visiten las instalaciones de atención de salud antes y después de dar a luz.

Uno de los retos a los que se enfrentan las ONG es que se registre de forma adecuada a los recién nacidos, para evitar su “invisibilidad” y evitar así su vulnerabilidad.  Los niños no registrados en el momento del nacimiento o sin documentos de identidad a menudo quedan excluidos del acceso a la educación, la atención médica y la seguridad social. Si los niños son separados de sus familias, la falta de documentación oficial dificulta la reunión.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.