Últimas Noticias
UNICEF

Cada cinco segundos muere un niño, según denuncia la ONU

  • Un informe de la ONU denuncia que cada cinco segundos muere un niño menor de quince años. En 2017 murieron 6,3 millones de menores, la mayoría por causas evitables
  • Los niños de los países de mayor mortalidad tienen hasta 60 veces más probabilidades de morir en los primeros cinco años de vida que aquellos de los países de menor mortalidad

Se calcula que en 2017 murieron  6,3 millones de niños menores de 15 años, uno cada cinco segundos, en su mayoría por causas evitables, según las nuevas estimaciones de mortalidad elaboradas por UNICEF, la OMS, la Oficina de Población de la ONU y el Banco Mundial. La gran mayoría de estas muertes, 5,4 millones, ocurren en los primeros cinco años de vida, y los recién nacidos representan alrededor de la mitad de las muertes.

Las proyecciones indican que de no tomar medidas, hasta el año 2030 morirán 56 millones de niños menores de cinco años, la mitad de ellos recién nacidos, una cifra inaceptable a pesar de los avances experimentados desde 1990.

El factor más decisivo de mortalidad sigue siendo el lugar donde nacen: la mitad de las muertes de menores de cinco años durante 2017 se produjeron en África Subsahariana y un 30 por ciento en el sur de Asia. Con unas simples medidas, como acceso a medicamentos y vacunas, agua potable y electricidad, la mejora podría ser drástica, según explica en el informe Laurence Chandy, director de Datos, Investigación y Política de UNICEF.

Por comparar con los países desarrollados, mientras que en África Subsahariana uno de cada trece niños muere antes de los cinco años, en los países desarrollados solo muere uno de cada 185.

En cuanto a las causas, la mayoría de los niños de menos de cinco años que mueren lo hacen por causas prevenibles o tratables, como complicaciones durante el parto, neumonía, diarrea, sepsis neonatal y malaria.

Entre los cinco y los catorce años, la mayoría mueren por lesiones, ahogamiento o accidentes de tráfico.

Para los responsables del informe, es un costo humano “que no nos podemos permitir”, ya que supone una enorme pérdida de capital humano, fundamental para el desarrollo de sus países.

El momento más crítico para esos niños es el primer mes de vida. En 2017 murieron 2,5 millones de niños recién nacidos, en una proporción nueve veces superior a los que mueren en los países desarrollados.

No todo es negativo

A pesar de estas cifras espeluznantes, lo cierto es que desde la década de los 90 los datos han mejorado. en 1990 murieron 12,6 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo, frente a los 5,4 millones en 2017. También ha disminuido el número de muertes de niños de entre cinco y catorce años, que ha pasado de 1,7 millones en 1990 a menos de un millón en 2017.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.