Imagen del rifle de asalto AK 47, el arma más usada de la Historia

Analisis desarme

Análisis: ¿cuál es la mejor manera de eliminar las armas de las zonas de conflicto?

IRIN, JOHANNESBURGO – Pagar dinero en efectivo por las armas, como se hizo en varios post-conflictos, ha demostrado su poca efectividad. En la actualidad, se emplean otros sistemas que no incluyen dinero por armas.

Imagen del rifle de asalto AK 47, el arma más usada de la Historia
Rifle de asalto AK-47, el arma más usada de la Historia

 

 

El programa de desarme, desmovilización y reintegración (DDR) de la comunidad ha lidiado durante años con recompra de las prácticas y reconoce que puede tener un efecto profundo sobre la naturaleza de la paz e incluso favorecer un retorno al conflicto. Sin embargo, a veces se puede llamar «buenas prácticas».

Nelson Alusala, autor de una monografía editada recientemente por el Instituto de Estudios de Seguridad, con sede en Sudáfrica, titulada La reintegración de ex combatientes en la región de los Grandes Lagos, supone el mayor programa de DDR jamás llevado a cabo para apoyar a cerca de 400.000 ex combatientes en nueve países, y describe los peligros de la recompra.

Por ejemplo, el programa de readquisición de la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL) “fue un desastre”, cuando los ex beligerantes del país, tras más de una década de conflicto, se reunieron para cambiar las armas por dinero en efectivo. En diciembre 2003 las fuerzas de paz internacionales se vieron desbordadas cuando llegaron centenares de personas armadas con AK-47 esperando recibir 300 dólares por cada fusil. Los disturbios comenzaron cuando se enteraron de que iban a recibir sólo 150, y los otros 150 al final de un curso de desmovilización de tres semanas de duración. En el caos que siguió, con armas por medio, resultaron muertas nueve personas.

Alusala dijo a IRIN que tenía dudas sobre los beneficios de los incentivos en efectivo, ya que el dinero se gastó con frecuencia en unos días de exceso de alcohol, drogas y prostitución. Aparte de la recompra de elevar las expectativas, muchos poseedores de varias armas fueron cambiando su nombre para cobrar en otras tantas ocasiones.

Peligros inherentes

Andreas Mehler, del Instituto de Estudios Africanos, dijo a IRIN que los pagos en efectivo han demostrado sus límites en varios casos. “En África occidental los ex comandantes eran los supervisores, y cobraban una parte del dinero de los excombatientes cuando éstos entregaban sus armas”.

Danny Hoffman del Departamento de Antropología de la Universidad de Duke (EEUU), elaboró un estudio en 2003 sobre el proceso de desarme en Sierra Leona. En aquella ocasión, el proceso fue supervisado por las fuerzas de paz y se intercambiaron armas por mantas, baldes, zapatillas, jabón y un pequeño pago en efectivo. El problema eran los comandantes de la guerrilla, que intentaron sacar provecho del intercambio, apropiándose de las armas de los soldados rasos.

Hoffman dijo a IRIN que el objetivo de la DDR en Sierra Leona era principalmente eliminar las armas en circulación, pero fue un fracaso. «El problema más grave es que el modelo de DDR, ya que se encuentra combatientes trata como personas, cuando un verdadero ‘desmovilización’ y ‘reinserción’ tiene que lidiar con las redes que armados, movilizar y controlar a estos combatientes en el primer lugar. «Por lo menos en Sierra Leona y Liberia, estas redes continuaron con el control ex-combatientes de manera muy eficaz después de la guerra», dijo.

«Sé que algunos de los críticos del proceso de DDR han argumentado que todo ese dinero debería destinarse a las comunidades de donde proceden los combatientes y las víctimas de la guerra. Yo simpatizo con ese punto de vista, aunque creo que es un poco simplista. Si tuviera que hacer una reforma concreta, sería utilizar los fondos disponibles para crear puestos de trabajo y proyectos de obras públicas», dijo Hoffman.

El Centro de Recursos de la ONU DDR es cauteloso acerca de la práctica de recompra. Así dice en su página web: «Los incentivos pueden estar directamente relacionados con los componentes de desarme, desmovilización y reintegración de DDR, aunque se debe tener cuidado para evitar la percepción de dinero por armas. Si se utilizan, los incentivos deben ser tenidos en cuenta en el diseño de la estrategia general del programa”.

Respecto de la desconfianza de la ONU para los pagos en efectivo de las armas, algunos expertos  de las Naciones Unidas creen que se pueden crear una demanda y provocar un efecto perverso de tráfico de armas transfronterizo. Las Naciones Unidas promueven por ello programas de desarrollo o incentivos no monetarios individuales, como intercambiar las armas por bienes, como se hizo en los Balcanes.

En algunos casos, como en Macedonia (donde se entregó billetes de lotería), o en Mozambique, donde se cambiaron por herramientas, los bienes entregados a cambio de armas llegaron a convertirse en sustitutos del dinero en efectivo y se establecieron mercados para la compraventa de esos bienes.
Un artículo publicado por la Universidad de York puso de manifiesto que el proceso incompleto de desarme de Mozambique se debió, a pesar de los esfuerzos, a la proliferación de armas procedentes de los países vecinos, como Sudáfrica, Zambia y Malawi.

Dinero por armas a veces funciona

Lydia Stone especialista y consultora del Small Arms Survey de Ginebra dijo a IRIN: «Los argumentos contra el uso de dinero en efectivo en los programas de DDR son muchos y bien documentados. Sin embargo, no hay que descartar del todo la idea, a pesar de que muchos descartan la práctica por la corrupción y el abuso que pueda generar, y por crear la impresión entre las comunidades afectadas de que se premia a las personas que han cometido actos terribles”. Esta experta recomienda un enfoque más matizado de premios en efectivo, pero considera el incentivo de dinero «sólo para la fase de desarme» como una «mala idea».

En el recién independizado Sur de Sudán se han establecido pagos limitados en efectivo: 287 dólares para los ex combatientes, pero se incluyen también artículos no alimentarios, tales como láminas de plástico y cubos, y una ración de alimentos para una familia de cinco personas durante tres meses.

Stone dijo que los artículos no alimentarios fueron «con frecuencia inadecuadas y muchos de los participantes se han limitado a vender los productos en el mercado local», y los alimentos eran a menudo costosos de transportar hasta sus lugares de origen.

Como alternativa, habría sido mejor para proporcionar a los beneficiarios de DDR el equivalente en efectivo, lo que estimula el mercado local, y esto se habría traducido «en un ahorro de costes enormes para los participantes y el programa ya que el dinero no sería desperdiciado en logística y transporte inmensas cantidades de productos a grandes distancias. «Se trata de considerar el contexto específico del programa de DDR. Mientras que el pago por armas podría ser una idea terrible en un país, puede ser muy apropiado y necesario, incluso, en otro. Tenemos que tener la mente abierta y considerar las opciones que instintivamente puede parecer mal. «
Traducido por ActualidadHumanitaria.com

{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.