Pandemia e inequidad

0
248
Pilar Estébanez
Pilar Estébanez

La pandemia, un año después de su inicio, está provocando un fuerte impacto mundial, cuantificable ya en pérdidas de vidas, aumento de la pobreza, hambre, inequidad y desigualdad de género. Los países más vulnerables son los que más están sufriendo sus consecuencias, y mientras en Europa discutimos sobre si esta vacuna es mejor que la otra, en la mayor parte del mundo no tienen perspectivas inmediatas de comenzar la vacunación. Según datos de la ONU, el número de personas en riesgo de morir de hambre se ha duplicado en un solo año, pasando de 135 millones de personas a 270 millones, y el retroceso en la lucha contra la pobreza podría cifrarse en décadas una vez que la pandemia sea controlada. El retroceso ha sido en todos los ámbitos: los derechos de las mujeres y niñas también han retrocedido y la violencia de género ha aumentado. Ninguna guerra se ha detenido -más bien al contrario- durante este año, y las consecuencias del cambio climático siguen golpeando a los más vulnerables.

Una de las soluciones más sensatas sería eliminar las patentes de las vacunas para poder inmunizar a toda la población mundial cuanto antes -es un derecho y una obligación-, pero, una vez más, nos tememos que las peticiones hechas en ese sentido por muchas organizaciones humanitarias y partidos políticos queden, de nuevo, en papel mojado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here