Yemen: la COVID-19 podría arrasar el país

La desastrosa situación de salud de su población y la destrucción de su sistema sanitario podrían convertir la pandemia en una pesadilla

Los augurios más pesimistas sobre Yemen llevan camino de hacerse realidad, según están advirtiendo las organizaciones que trabajan en el país, considerado en este momento como la peor crisis humana del mundo.

La guerra ha destruido el país -infraestructuras básicas como el suministro de agua apenas funcionan por culpa de los bombardeos y menos de la mitad de las instalaciones de salud están operativas-. En este contexto, la pandemia de COVID-19 podría acabar por destrozar el país.

Según la organización International Rescue Committee (IRC) los modelos sobre el desarrollo de la COVID-19 en el país calculan que se producirán millones de casos y hasta 85.000 muertes, pero es imposible saberlo porque no hay medios para realizar diagnósticos.

La intensidad de la guerra, a pesar de la situación, está aumentando de nuevo. También crecen otras enfermedades, como el cólera -el país ya sufrió dos brotes con más de un millón y medio de casos- y el dengue. Las agencias que trabajan en el país, asimismo, están suspendiendo sus programas por falta de fondos, a pesar de que más de la mitad de la población necesita ayuda alimentaria para sobrevivir.

Hace unos días se llevó a cabo una reunión de donantes para obtener financiación para Yemen. El objetivo era lograr mil millones de dólares, que no se alcanzó. La falta de dinero ha provocado que 10.000 trabajadores del sistema de salud de Yemen no reciban su sueldo y que el 80 por ciento de los centro de salud y hospitales que atienden a mujeres embarazadas hayan dejado de prestar servicio. También se han reducido las intervenciones quirúrgicas en un 75 por ciento y más de ocho millones de personas -tres millones de niños incluidos- perderán el acceso al agua corriente durante este mes. Otros 2,5 millones de niños en situación de desnutrición perderán el apoyo nutricional, necesario para su supervivencia.

Para el IRC los responsables tienen nombre y apellido: Estados Unidos, Reino Unido y Francia, que siguen proporcionando armas y apoyo militar a Arabia Saudí.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito