Yemen: cinco millones de personas al borde de la hambruna al fracasar la Conferencia de Donantes

0
79

El Fondo Mundial de Alimentos, de la ONU, solo consigue la mitad de los fondos necesarios para atender a más de ocho millones de yemeníes

Héctor Alonso

Según ACNUR, «hambruna» es la situación en la que la población de una comunidad, país o región no puede acceder a una dieta básica para su supervivencia. Sus consecuencias van más allá de la desnutrición: implica la aparición de enfermedades, epidemias y altas tasas de mortalidad entre la población más joven, especialmente los niños y niñas.

Yemen está más cerca de esa situación tras el relativo fracaso de la Conferencia de Donantes convocada por Naciones Unidas y presidida por su secretario general, António Guterres, en la que solo se ha conseguido la mitad del presupuesto considerado necesario para este año: 2.400 millones de dólares era la cifra solicitada y 1.350 millones lo que se ha comprometido.

Sin esa ayuda, cinco millones de personas podrían entrar en situación de hambruna, y 1,1 millones de madres y niños dejarían de recibir apoyo nutricional. Yemen es el país en el que se está produciendo la mayor emergencia humanitaria del mundo. Los recortes en las ayudas que recibe el país y las organizaciones que trabajan allí hundirían al país en un desastre.

Esta es la advertencia que ha hecho el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la organización de Naciones Unidas que lucha contra el hambre y que fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2020.

En Yemen ya hay 50.000 personas que viven en condiciones de hambruna. Para mantener la ayuda a la población hasta junio necesita 482 millones de dólares de forma inmediata.

Ahora alrededor de 8 millones de personas reciben asistencia alimentaria del PMA en meses alternos en lugar de mensualmente debido a los recortes. Es la mayor operación de ayuda alimentaria en marcha en todo el mundo. El país sufre escasez de alimentos y una escalada de los precios de los productos básicos por culpa de una guerra interminable que se está cebando en la población civil.

Según la ONU, han muerto casi 250.000 personas en seis años por culpa de la guerra, además de otras 131.000 por consecuencias indirectas: epidemias, falta de alimentos y la destrucción del sistema sanitario. La falta de estructuras y recursos sanitarios están agravando también la pandemia de COVID-19. Ni siquiera hay posibilidad de realizar tests a la población.

Los datos de los que dispone el PAM son que al menos el 20 por ciento de los hogares sufren escasez extrema de alimentos, el 30 por ciento de los niños padece desnutrición aguda y dos personas cada 100.000 mueren cada día por inanición.

En el país hay zonas enteras inaccesibles, por lo que se disponen de datos sobre la situación de su población.

Donaciones

En 2020, el PMA recibió aproximadamente la mitad de los fondos necesarios y 2021 se están comprometiendo menos fondos aún. Para este año el PMA ha recibido 150 millones de dólares de Estados Unidos, 75 millones de dólares de Alemania, casi 50 millones de dólares del Banco Mundial y 40 millones de dólares de Arabia Saudita -el país que apoya militarmente a uno de los dos bandos en guerra-, así donaciones del sector privado, individuales y procedentes de fondos mancomunados de la ONU. Ahora han sido comprometidos 1.350 millones de dólares más, que son, a todas luces, insuficientes. La Unión Europea aportará un tercio de esos fondos.

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí