El impacto de la pandemia en África

0
95

Más de 514 millones de africanos vivirán en la pobreza extrema si no se contiene la COVID-19 en el continente

Héctor Alonso

Los avances conseguidos en África en la lucha contra la pobreza podrían sufrir un serio retroceso si la pandemia de COVID-19 no se contiene este año en el continente. En los últimos años la pobreza extrema prácticamente había desaparecido en algunas partes de África, como el norte, aunque 9 de cada 10 personas del mundo que se encuentran en pobreza extrema viven en África.

Los estragos que está provocando la pandemia de COVID-19 van a provocar un aumento del número de pobres en todo el mundo, pero África, que lleva retraso en cuanto a la vacunación, podría ver aumentar la cifra de pobres extremos hasta en 59 millones más, sumando una cifra total de más de 514 millones de personas por debajo de la linea de la pobreza máxima. Según la ONU, pobreza extrema es el nivel más grave de pobreza, el que impide satisfacer las necesidades más básicas, como alimentarse, acceder al agua potable, disponer de una vivienda o acceder a la educación y la sanidad.

África había diseñado sus Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Entre ellos, la reducción de la pobreza, conseguir la seguridad alimentaria y reducir la mortalidad por enfermedades prevenibles. El impacto de la pandemia, sin embargo, está haciendo empeorar todos esos objetivos: la pobreza está aumentando por la pérdida de empleo y la paralización de la economía, lo que incide negativamente en el acceso a los alimentos de millones de personas, y a su vez la lucha contra la COVID-19 está absorbiendo los escasos recursos para la prevención de enfermedades y las campañas de vacunación, que se están viendo alteradas.

El hecho de que no se pueda vacunar significará un aumento de la mortalidad infantil en algunos lugares y aumentará la dificultad para erradicar enfermedades, otro de los objetivos de Desarrollo Sostenible. La pobreza impedirá, asimismo, la sustitución de combustibles fósiles por otros más limpios: en millones de hogares se utiliza carbón para cocinar, lo que provoca enfermedades respiratorias y no permite, además, detener la deforestación: África pierde 3,9 millones de hectáreas de bosque cada año debido a la pobreza, el crecimiento de la población y la expansión de la agricultura. Toda esta pérdida de masa forestal tiene un impacto en el clima, y África es uno de los continentes más afectados por los eventos meteorológicos relacionados con el cambio climático, como las sequías, las inundaciones o las tormentas destructivas como las que sufre Mozambique últimamente.

Más de la mitad de la población de África Central vive ya bajo el límite de la pobreza extrema. De no controlarse la pandemia durante 2021 el impacto será brutal en el continente, arrasando todos los avances conseguidos.

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí