Barco con inmigrantes en Lampedusa

UNICEF llama a la protección de los niños migrantes que llegan a Europa

En las dos primeras semanas de 2019 más de 400 niños han cruzado el Mediterráneo desafiando las bajas temperaturas y el peligro de la travesía

A pesar de las bajas temperaturas y el peligro de las aguas turbulentas del Mediterráneo alrededor de 400 niños han llegado a las costas europeas en las dos primeras semanas de enero. Una media de 29 llegan a las costas de Grecia, Italia y España cada día. No sabemos cuántos se han quedado en el camino.

El pasado fin de semana murieron al menos 170 personas en dos naufragios en el Mediterráneo. Entre ellos había niños y una mujer embarazada. La semana pasada, una niña iraquí de nueve años se ahogó mientras intentaba llegar a la isla de Samos con su familia.

A principios de este año, al menos seis niños quedaron varados en el Mediterráneo a bordo del barco de rescate Sea Watch 3 porque le negaron el permiso para atracar en ningún puerto. Había niños a bordo, que tuvieron que permanecer hasta 18 días, sin acceso a atención médica de urgencia u otros servicios esenciales hasta que finalmente se permitió que el barco llegara a puerto.

“Todos los días, los niños arriesgan sus vidas viajando por aguas peligrosas en condiciones de hipotermia con la esperanza de encontrar seguridad y oportunidades para construir un futuro decente. Un enfoque común en toda la región ayudaría a evitar que estos niños, muchos de los cuales ya hayan sufrido explotación y abuso durante sus largos viajes, sigan sufriendo «, dijo la Directora Regional de UNICEF para Europa y Asia Central y Coordinadora Especial para la Respuesta de los Migrantes en Europa, Afshan Khan.

En 2018 llegaron a Europa 23.000 niños

Se estima que 23.000 niños refugiados y migrantes llegaron por mar a Grecia, Italia y España en 2018, la gran mayoría huyendo del conflicto, la pobreza extrema y la persecución.

Uno de estos niños es Osama, de 12 años, que huyó de la guerra de Yemen. Osama y su familia fueron trasladados recientemente del Centro de Recepción e Identificación en Moria, en la isla de Lesbos, a Atenas. Osama pensó que iba a morir durante la travesía del Mediterráneo, pero era su única esperanza para poder llegar a ser algo en la vida. «Mi futuro en Yemen era incierto, no podía estudiar para ser médico o ingeniero ni nada. Quiero ser médico porque quiero ayudar a mi familia y a otras personas», dice.

Para proteger mejor a los niños refugiados y refugiados vulnerables, UNICEF está solicitando un enfoque común en toda la región que permita a los buques de rescate desembarcar de manera segura lo más rápido posible. Los servicios de recepción e identificación que cumplen con los derechos del niño también deben garantizar el acceso de los niños a protección vital, salud y apoyo psicosocial, y todos los niños deben tener acceso justo y oportuno al debido proceso, incluida la asistencia legal y los procedimientos de asilo.

También se necesitan urgentemente más promesas de reasentamiento que den prioridad a los niños, así como procedimientos más rápidos de reunificación familiar de todos los Estados miembros de la UE.

Este año marca el 30 aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, un hito que sirve como un recordatorio vital de que todos los Estados miembros europeos se han comprometido a proteger los derechos de todos los niños, independientemente de su estatus migratorio.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.