Últimas Noticias

Mozambique: seis meses después del ciclón Idai continúa la inseguridad alimentaria

Según datos de UNICEF casi un millón de personas, entre ellas 160.000 niños de menos de cinco años, se enfrentan a una crisis nutricional

Seis meses después del paso de los ciclones Idai y Kenneth por Mozambique casi un millón de personas, incluidos 160.000 niños menores de cinco años, se enfrentan a una escasez de alimentos y crisis nutricional. Según datos de UNICEF, la Agencia de las Naciones Unidas para la Infancia, se espera que las condiciones empeoren en los próximos meses. Los dos fenómenos atmosféricos provocaron inundaciones generalizadas, la destrucción de casi 780.000 hectáreas de cultivos y el desplazamiento de decenas de miles de familias.

Se espera que el número de niños menores de cinco años que se enfrentan a niveles de inseguridad alimentaria de «crisis» aumente a 200.000 en las áreas afectadas por la tormenta en febrero de 2020. Alrededor de 38.000 niños podrían estar gravemente desnutridos y en riesgo de muerte para esas fechas.

En una zona con problemas crónicos de desnutrición infantil, la devastación provocada por los ciclones ha hecho empeorar la situación. «Muchos niños en áreas afectadas por desastres no tienen acceso a los alimentos nutritivos que necesitan para su desarrollo saludable», asegura UNICEF.

Antes de los ciclones, el 43% de los niños en Mozambique sufrían desnutrición crónica o retraso en el crecimiento. Como uno de los países más pobres del mundo, la pobreza multidimensional significa que muchos niños enfrentan condiciones que inhiben el desarrollo físico y cognitivo normal.

La desnutrición también deja a los niños en riesgo de desarrollar otras enfermedades. Por primera vez en años Mozambique ha informado de casos de pellagra -más de 600 casos-, una enfermedad relacionada con la deficiencia de vitamina B3 por una alimentación con carencias. que resulta de la diversidad alimentaria limitada. También se espera el aumento estacional habitual en casos de malaria y enfermedades diarreicas. Muchos niños desnutridos serán más vulnerables debido al acceso deficiente a los servicios de salud debido al deterioro de los caminos rurales durante la próxima temporada de lluvias.

La inseguridad alimentaria y nutricional también tiene implicaciones para la seguridad de los niños. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el precio del maíz ha aumentado y sigue siendo más alto en comparación con el año pasado en las provincias de Cabo Delgado, Manica y Nampula afectadas por el ciclón. Existe evidencia de que los aumentos de precios están llevando a algunas familias a empujar a sus hijos a un matrimonio precoz o al trabajo infantil. La edad de las niñas que se casan ha caído por debajo del promedio anterior a la crisis, que era de 13-14 años.

UNICEF espera detectar a más de 735.000 niños menores de cinco años con desnutrición aguda, y otros 400.000 a partir de febrero de 2020. Para ello necesita 102,6 millones de dólares hasta mayo de 2020. Hasta ahora solo se han recibido 34,1 millones de dólares, por lo que falta el 67 por ciento del presupuesto a cubrir.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.