La pandemia hace crecer el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina

La pandemia está poniendo en peligro los avances contra prácticas que ponen en peligro el futuro y la vida de millones de niñas, como el matrimonio infantil o la mutilación genital femenina (MGF), incluyendo prácticas como el planchado de senos o las pruebas de virginidad.

Esta es la conclusión de Naciones Unidas, según declaraciones de Natalie Kanem, directora general de la ONU para la salud sexual y reproductiva (UNFPA).

Según las proyecciones de UNFPA, al menos trece millones de niñas más podrían casarse a lo largo de la próxima década, muchas empujadas por la pobreza, y otros dos millones más ser sometidas a MGF.

En muchos países se mantienen al menos 19 prácticas nocivas contra las niñas -desde ritos violentos de iniciación sexual, acusaciones de brujería, marcas corporales, violencia relacionada con la dote, modificaciones corporales, etc.- aunque muchas estaban en retroceso. Otras se mantienen de forma obstinada a pesar de la condena casi universal, como el matrimonio infantil, la MGF y la preferencia de los niños sobre las niñas, lo que lleva a un alto número de abortos cuando se sabe el género del feto o incluso a cuidar peor a las niñas, que pueden morir por abandono.

En China e India hay al menos 140 millones de mujeres menos de las que tendría que haber, debido a la selección de sexo prenatal. Son las mujeres «desaparecidas».

Cada día 33.000 niñas son obligadas a casarse, generalmente con hombres mucho mayores, según el informe de UNFPA, y se estima que 4,1 millones están en riesgo de mutilación genital femenina solo este año.

Las prácticas nocivas tienen sus raíces en la desigualdad de género y el deseo de controlar los cuerpos y las vidas de las mujeres, dijo Kanem.

A menudo causan daños duraderos a la salud, la educación y las oportunidades futuras de las niñas, pero su impacto en la sociedad en general y las generaciones futuras puede ser aún mayor, agregó.

Los grandes desequilibrios de género causados ​​por la preferencia por los hijos pueden dejar a los hombres incapaces de encontrar pareja, lo que exacerba los riesgos de violación, explotación sexual, trata y matrimonio infantil.

Kanem dijo que las leyes que prohíben las prácticas nocivas son solo un punto de partida y que las iniciativas de base y de abajo hacia arriba son cruciales para cambiar las actitudes.

La educación es una herramienta particularmente poderosa para impulsar la igualdad, dijo, y agregó que los hombres también deberían usar su privilegio para elevar el valor de las niñas en la sociedad.

Los incentivos económicos también pueden ayudar, dijo el UNFPA. Cambiar las reglas de herencia de la propiedad, por ejemplo, podría reducir el sesgo a favor de los hijos y ayudar a terminar con el matrimonio infantil.

Aunque las tasas de mutilación genital femenina y matrimonio infantil están disminuyendo, Kanem dijo que el crecimiento de la población significa que el número real de niñas que se cortan o se casan está aumentando.

Los avances tecnológicos y médicos también están perpetuando las prácticas nocivas.

Las novias infantiles ahora se venden en las redes sociales, mientras que la tecnología de salud reproductiva puede ayudar a los padres a garantizar que tengan un hijo.

En países como Egipto y Sudán, los padres cada vez más hacen que sus hijas sean mutiladas por profesionales de la salud, lo que socava los esfuerzos para poner fin a la mutilación genital femenina, según el informe.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito