La pandemia empuja a más de 500 millones de personas a la pobreza extrema

0
727
Informe de la OMS y el Banco Mundial

Va a provocar dos décadas de retraso en el objetivo de Cobertura Universal de Salud

Héctor Alonso

Según un informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial, la pandemia supondrá un enorme coste social y económico en todo el mundo: más de 500 millones de personas se verán empujadas a la pobreza extrema debido, sobre todo, a que el gasto sanitario tendrán que pagarlo de su propio bolsillo. Es decir, no cuentan con cobertura sanitaria y cualquier gasto médico tendrán que pagarlo.

En 2020, la pandemia interrumpió los servicios de salud y tensionó los sistemas sanitarios de muchos países más allá de lo que eran capaces de asumir. Una de las consecuencias inmediatas ha sido que no se pudieron completar programas como los de vacunación, que por primera vez en diez años redujeron la cobertura. También aumentaron las muertes por tuberculosis y malaria por la misma razón: no había dinero suficiente para mantener los programas a pesar de que estaban siendo exitosos.

La pandemia, asimismo, ha desatado la peor crisis económica desde los años 30 del pasado siglo, lo que también ha repercutido en la salud: millones de personas se han quedado sin acceso a la sanidad por carecer de dinero para pagar los gastos médicos en aquellos países que no tienen cobertura universal. Según la OMS, la situación empeorará.

Más gasto público en salud

El director general de la OMS, Tedros Ghebreyesus, ha hecho un llamamiento para que los países hagan un esfuerzo para garantizar el acceso a la salud de todos los ciudadanos, fortaleciendo el gasto público en salud y en programas sociales. Solo así, ha insistido, se podrá robustecer el sistema para que pueda resistir el impacto de futuras pandemias.

Antes de la pandemia el 68 por ciento de la población mundial estaba cubierta por servicios de salud esenciales: atención prenatal y posnatal y servicios de salud reproductiva, programas de vacunación, tratamiento de VIH, tuberculosis y malaria, así como servicios para diagnosticar y tratar enfermedades no transmisibles como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes. Ese porcentaje del 68 por ciento ha ido cayendo por culpa de la crisis provocada por la pandemia. Ahora los sectores más pobres y las personas que viven en entornos rurales son quienes tienen menos acceso a los servicios de salud y menos capacidad para afrontar los gastos provocados por la mala salud. Y cuando tienen que gastar en salud, caen aún más en la pobreza, creando un círculo vicioso.

Descargar el informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí